Jefa de gobierno de Hong Kong se disculpa por causar “disputas”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Hong Kong. La jefa del gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, se disculpó este domingo por la forma en que su gobierno intentó aprobar una ley sobre extradición hacia China que generó protestas y enfrentamientos.

"La directora ejecutiva admitió que las deficiencias en la labor del gobierno llevaron a muchos conflictos y disputas en la sociedad de Hong Kong y decepcionaron y angustiaron a muchos ciudadanos", según un comunicado de su oficina. "La jefa ejecutiva presenta sus disculpas a los ciudadanos y promete aceptar las críticas con la actitud más sincera y humilde", agregó.

Cientos de miles de personas se manifestaron este domingo en Hong Kong contra el proyecto de ley que autorizaba las extradiciones a China, a pesar de que el gobierno suspendió el examen del texto tras las protestas duramente reprimidas.

En esta nueva enorme demostración de fuerza los manifestantes cantaban "¡Desechen esa maldita ley!", mientras avanzaban por las calles pidiendo la renuncia de la jefa del poder ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, quien el sábado anunció la suspensión del controvertido proyecto de ley.

Los manifestantes quieren que el proyecto sea retirado de forma definitiva. Respecto a Lam, no sólo pretenden su renuncia, sino que antes presente excusas por la represión policial de los últimos días.

La multitud de personas vestidas de negro que salieron a las calles se dirigió hacia el Parlamento, en una repetición de la marcha récord de la semana pasada, que reunió a más de un millón de personas según los organizadores.

Jimmy Sham, del Frente Civil por los Derechos Humanos, comparó el proyecto de ley sobre las extradición con un "cuchillo" que pende sobre Hong Kong.

"Casi llegó a nuestro corazón. Ahora el gobierno dice que no lo impulsará más, pero se niega a asumirlo", dijo Sham a periodistas.

El miércoles, sin embargo, Hong Kong fue escenario de la más violenta represión desde el retorno de este territorio a China, en 1997.

Una manifestación de unas decenas de miles de personas fue dispersada por la policía con bombas de gases lacrimógenos y balas de goma.

La policía justificó la represión alegando actos de violencia por parte de manifestantes, pero la oposición afirma que se trató de una ínfima minoría en el conjunto de las protestas, que en su mayor parte fueron pacíficas.

Aunque las protestas fueron desatadas por el proyecto de ley sobre extradiciones, las manifestaciones expresan también un resentimiento de la población de Hong Kong hacia Carrie Lam y China.

"Mantener el impulso"

Las declaraciones de Lam, quien recientemente calificó a los manifestantes de "revoltosos", no ayudaron.

"Personalmente creo que ya no puede gobernar Hong Kong, ha perdido a la opinión pública", afirmó Dave Wong, un manifestante de 38 años y que trabaja en finanzas.

"Pretendió no oír ni ver nuestros problemas o a los manifestantes heridos, e incluso los llamó revoltosos. Esto a los habitantes de Hong Kong nos enfureció", indicó por su lado Calvin Wong, otro manifestante.

Para los analistas, las manifestaciones y la presión sobre Lam continuará.

"Los grupos pro-democracia no van a detenerse allí. Desean aprovechar la dinámica contra Carrie Lam", dijo a AFP el analista Willy Lam. "Desean continuar con la presión y mantener el impulso".

Nombrada al frente del poder ejecutivo local por una comisión formada en su mayoría por personas leales a China, Lam afirmó que la ley sobre extradiciones era necesaria para evitar que el centro financiero asiático se transforme en refugio para criminales.

Además, admitió que su administración había subestimado la oposición popular a la medida.

Para sus detractores, tal proyecto dejaría a la población a merced del sistema judicial de China continental, bajo fuerte influencia del Partido Comunista. En medios empresariales, temen que ello afecte a la imagen internacional de Hong Kong como centro financiero.

La oposición del proyecto de ley reúne a abogados, organizaciones jurídicas, líderes empresariales, cámaras de comercio, periodistas y diplomáticos occidentales.

En virtud del principio de "un país, dos sistemas", la ex colonia británica continúa disfrutando de libertades poco comunes en el resto del país, 22 años después de la restitución del territorio a China.

Pero en años recientes se multiplicaron los problemas, después de la desaparición de personas que posteriormente reaparecieron en China y a disposición de la justicia.

La suspensión, pero no la retirada definitiva, de este proyecto de ley es una rara concesión de parte del gobierno de Hong Kong.

Por su parte, China reaccionó de forma ambigua: "Sostenemos, respetamos y comprendemos esta decisión", afirmó la cancillería china en un comunicado, donde mencionó la necesidad de "restaurar la calma" en el territorio.

Sin embargo, en un comunicado en separado, la agencia china encargada de las relaciones con Hong Kong reiteró que la ley sobre extradiciones era "necesaria y justificada".

Si la manifestación de este domingo se desarrolla en calma, "debemos tener una tregua en los próximos meses", dijo el analista político Dixon Sing, consultado por AFP. "Pero la desconfianza de que la ley retorne ante el Parlamento y termine por ser votada permanecerá por un tiempo", añadió.

 

 

 

Últimas noticias