Esperan solución de huelga en mina Chuquicamata en Chile

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Santiago. El ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, afirmó este domingo que espera una pronta solución a la huelga en la mina Chuquicamata que arrancó hace dos días en el tercer yacimiento en importancia de la cuprífera estatal Codelco, la primera productora mundial de cobre.

"Nosotros esperamos que haya un arreglo luego. Sin duda eso es posible", dijo Larraín, en el programa Estado Nacional de Televisión Nacional de Chile.

La huelga arrancó el viernes en el yacimiento ubicado en pleno desierto de Atacama, en el norte de Chile, y que produce 320.000 toneladas métricas de fino (TMF) al año. En el primer día de paralización, la compañía informó que operaba al 50%.

"Hasta el momento, el efecto es acotado", agregó el ministro, advirtiendo sin embargo que, de prolongarse el conflicto, "el efecto es distinto".

Trabajadores de los sindicatos 1, 2 y 3 de la mina Chuquicamata iniciaron el viernes una huelga por tiempo indefinido a tres semanas de la inauguración de una nueva fase de explotación subterránea.

Pero, con el trabajo de unos 1.400 trabajadores que no están en proceso de negociación colectiva -de otros dos sindicatos que ya negociaron-, la mina operó el viernes a una capacidad de producción del 50% del total de la división, según la compañía.

Los 3.200 trabajadores iniciaron la huelga tras rechazar la última oferta presentada por la empresa, en el marco de una nueva negociación colectiva, que incluía un bono por casi 16.000 dólares más un préstamo por otros 4.000.

Los trabajadores enfatizan que el punto central de discordia no es el monto del bono, sino conseguir mejoras en los planes de salud, especialmente para los trabajadores que tendrán que dejar el yacimiento producto de la nueva fase de explotación.

La última oferta "es seria, responsable y realista", afirmó Codelco -que produce cerca del 9% del cobre mundial- en un comunicado.

La compañía tenía previsto inaugurar en las próximas semanas el llamado proyecto "Chuquicamata Subterrránea" para extender la vida útil de este yacimiento a cielo abierto, en un plan de transformación que involucra una inversión de 5.000 millones de dólares y que dejaría fuera a unos 1.700 trabajadores.

Explotado desde 1915, el yacimiento tiene aún reservas por 1.700 millones de toneladas de cobre, más del 60% de lo extraído hasta ahora.


Últimas noticias