Presenta el PRI iniciativa para prohibir corridas de toros

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La escasa popularidad de las corridas de toros y la enfermiza práctica de pelea de perros, conllevan el sufrimiento de ambas especies, que son tratadas con desprecio y crueldad. Con tales argumentos la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados, presentó una iniciativa de reforma al artículo 87 Bis 2, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, con objeto de prohibir esas prácticas castigar con cárcel a los responsables de la lidia de toros y vaquillas, y peleas de perros.

Rubén Moreira Valdés, representante priísta argumenta que la explotación de los animales para el esparcimiento del hombre, quedaría prohibida “con este instrumento la prohíbe y establece que las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de ellos son incompatibles con la dignidad del animal, además de referir que todo acto que implique la muerte innecesaria de un animal es biocidio, es decir, un crimen contra la vida.”

Así, las corridas de toros, entendiéndose por éstas, de acuerdo con la Real Academia Española de la Lengua, a “la fiesta que consiste en lidiar cierto número de toros en una plaza cerrada”, 2 atentan contra el trato digno hacia los animales, ya que los expone a un sufrimiento prolongado que los conduce de manera salvaje a la muerte.

Esa suposición se refiere al caso de México, pues en a Encuesta Nacional en Vivienda los mexicanos rechazan las corridas de toros “ya que el 73 por ciento de los encuestados dijo que las corridas taurinas no son de su agrado. Los datos sugieren que, de decidirse por consulta popular, las corridas de toros serían vetadas en México, ya que seis de cada diez mexicanos (57 por ciento), están a favor de la prohibición”.

Incluso en el estudio titulado Diagnóstico de la Tauromaquia en México realizado por el Instituto de Opinión Ciudadana, Estudios Económicos y Sociales del Congreso de Baja California, se advierte que cada año mueren injustificada e innecesariamente alrededor de 250,000 toros en todo el mundo, producto de la fiesta brava permitida en los países taurinos.

El documento considera que el espectáculo es cruel y carente de ética, pues la forma en que se tortura al animal durante 15 minutos que dura la lidia es más que inhumana: la puya o pica, es una punta de acero de 14cm de largo que se utiliza para pinchar al toro, la cual puede penetrar hasta 30cm de profundidad en el cuerpo del toro, perforando el pulmón y causando una terrible hemorragia interna. Las banderillas –que son arpones de 6 a 8cm de largo- desgarran el cuello del toro con cada movimiento que haga mientras los banderilleados las introducen en su cuerpo para mermar las defensas y agilidad del toro, imposibilitándolo de esta manera para defenderse.

Estas armas provocan hemorragias intensas, lesiones de músculos, vértebras y de costillas, causando la insuficiencia respiratoria del toro. La estocada -el golpe final del torero- casi nunca penetra en el hoyo de las agujas colocadas anteriormente, lesionando letalmente bronquios, pulmones, esófago, tráquea, hasta provocar la parálisis de los nervios y/o hasta que el toro se ahogue con su propia sangre.

“Es incuestionable que los toros, novillos, becerros y demás animales que participan en la fiesta brava experimentan sufrimiento como pudiera hacerlo un humano, toda vez que se trata de mamíferos cefalizados, con sistema nervioso central y una compleja red nerviosa y neuronal que cuenta con receptores de dolor, por lo que bajo ninguna circunstancia podría argumentarse que los toros de lidia nacen para ser sacrificados, aún y cuando sean alimentados y reproducidos en cautiverio, con ese propósito”, expone Moreira Valdés en su iniciativa.

Últimas noticias