Se enfrentan líder y ex jefe negociador de las FARC

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Bogotá. En una fuerte carta, el presidente del ahora partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común,Rodrigo Londoño, cuestionó la posición de quien fuera comandante de la ex guerrilla colombiana, Iván Márquez, quien dijo que fue un error haber entregado las armas.

Rodrigo Londoño sostuvo que “debo reconocer la necesidad de marcar distancia con ellos” luego de la recaptura la semana pasada de otro ex comandante de las FARC, Jesús Santrich, acusado por el gobierno de Estados Unidos de enviar 10 toneladas de cocaína a ese país al parecer después de la firma del acuerdo de paz a fines de 2016.

Márquez envió la semana pasada una carta en la cuestionó a la fiscalía colombiana por la situación de Santrich y señaló “qué ingenuos fuimos al no recordar las palabras de nuestro comandante en jefe Manuel Marulanda Vélez, cuando nos había advertido que las armas eran la única garantía de cumplimiento de los acuerdos”.

En la misma nota Márquez lamentó la recaptura de Santrich a la que calificó de “una ilegalidad, un abuso de autoridad”. Márquez salió hace cuatro meses de una zona designada luego del acuerdo de paz y se desconoce su paradero.

Londoño destacó en su carta de cuatro páginas que “actitudes y comportamientos como los adoptados por Iván Márquez y quienes lo siguen apuntan a pisotear eso que para los revolucionarios, incluso para cualquier ser humano que tenga un elevado sentido de integridad, es algo sagrado: la autoridad moral del partido... Somos un partido de paz, nunca seremos un partido para la guerra”.

Carlos Antonio Lozada, excomandante de la guerrilla y ahora senador por el nuevo partido político de las FARC, dijo a The Associated Press que “se trata de un distanciamiento que decidió tomar Iván Márquez con relación a la dirección, más de un tema personal con el presidente del partido”.

Agregó que “estamos diciendo claramente que los pronunciamientos y comunicados que está dando Márquez no corresponden a la línea de nuestro partido”.

Londoño también cuestionó que Márquez no asumiera su curul en el Congreso. "Iván no percibió la dimensión del puesto que nuestra larga lucha lo llevó a ocupar. Se fue, sin ningún tipo de explicación... dejando acéfala nuestra representación parlamentaria en el momento en que más requería su presencia".

Las FARC firmaron la paz con el entonces presidente Juan Manuel Santos (2010-2018) en diciembre de 2016 luego de cinco años de diálogos en Cuba. Como parte de ese pacto la guerrilla -ahora devenida en partido político- logró diez bancas en el Congreso: cinco en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes.

El acuerdo de paz garantiza penas no carcelarias para los comandantes guerrilleros que cumplan con los procesos de verdad y reparación de las víctimas. Sin embargo, los crímenes cometidos después de la firma del acuerdo deben ser juzgados por la justicia ordinaria.

Según el ministro de Defensa, Guillermo Botero, desde la firma del acuerdo hay más de mil 700 disidentes de las FARC en todo el país.

El conflicto en Colombia entre rebeldes izquierdistas, paramilitares y el Estado dejó al menos 250 mil muertos, 60 mil desaparecidos y millones de desplazados.

 

Últimas noticias