Inauguran ‘Historias propias: una mirada de cerca a ‘lxs otrxs’ en CCU

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Contar una historia es un acto de dignidad y resistencia frente a la repetida invisibilización de las personas y poblaciones que desbordan marcos normativos culturalmente consensuados. Este proyecto pretende acercar el derecho a la cultura a poblaciones excluidas socialmente y propiciar la reflexión en torno a las realidades que viven las personas con discapacidades, en situación de calle, comunidades LGBTQIA+, liberadas, seropositivas, trabajadoras sexuales y usuarias de drogas.

Así es como la artista y activista cultural Lorena Wolffer (Ciudad de México, 1971) presentó este jueves Historias propias: una mirada de cerca a ‘lxs otrxs’, exposición montada en el Centro Cultural Universitario (CCU) Tlatelolco, ubicado en Avenida Ricardo Flores Magón 1, colonia Tlatelolco, delegación Cuauhtémoc.

Foto La Jornada/ Yazmín Ortega

“Durante mucho tiempo trabajé con diferentes comunidades de mujeres y en temas relacionados con la exigencia de sus derechos; esa labor se extendió hasta abarcar comunidades de personas no normativas”, explicó a La Jornada Lorena Wolffer.

“Este montaje –añadió– pudo consolidarse gracias a la colaboración de Ana Lilia Serrano, Arlen Palestina Pandal, Arlette Escobedo y Brenda Raya, quienes recabaron las historias de casi 100 personas (entre niños, adultos mayores, poblaciones indígenas y/o rurales, migrantes y personas en situación de calle identificadas como LGBTQIA+) que viven o transitan en la zona de Tlatelolco.”

La muestra reúne seis fotos impresas (de 120 por 80 centímetros), 200 imágenes de los entrevistados, con algunas de sus frases proyectadas en una pantalla, 74 mapas de la capital mexicana, intervenidas por ellos, así como una lista de sugerencias que les gustaría incluir en ese complejo cultural, a petición de las organizadoras.

Para Wolffer el material obtenido por sus compañeras fue un “tesoro artístico y emocional”, debido a que tenía en sus manos historias de vida, frases y fotografías que representan toda una vida.

“Una curiosidad es que algunos entrevistados piensan que este centro cultural forma parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, mientras que entre las estrategias para obtener imágenes destaca la entrega de cámaras fotográficas desechables –aunque no sabíamos si nos las regresarían y con sus fotografías–.

“Cada persona plasmó parte de su personalidad al pintar los mapas de la capital mexicana. Por ejemplo, una trabajadora sexual marcó con besos el área donde vive y con la palabra ‘cliente’ su lugar de trabajo. Alguien más puso cruces para identificar los lugares donde se consume droga.”

Finalmente, los visitantes hallarán una lista de sugerencias elaborada por los protagonistas de la muestra, quienes piden al CCU incluir más actividades enfocadas a las personas discapacitadas, a las mujeres y a los adultos mayores. Pláticas motivacionales, bicicletas para la banda, ciclos de cine con palomitas gratis, “clases de natación” (cuando no hay alberca) entre otros.

“Todas las comunidades que protagonizan esta iniciativa son discriminadas y violentadas cotidianamente, hechos que son ignorados pese a formar parte de la historia y la narrativa de esta ciudad”, sostiene Lorena Wolffer.

La exposición Historias propias: una mirada de cerca a ‘lxs otrxs’ permanecerá en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco hasta el domingo 28 de julio

Visitas de martes a domingo de 10 a 18 horas. Entrada gratuita.

Últimas noticias