Guerra contra el narco detonó desplazamiento forzado: antropólogos

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Acapulco, Gro. El fenómeno del desplazamiento forzado en México está correlacionado con el inicio de la llamada guerra contra el narcotráfico, declarada por el ex presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, así como el incremento de homicidios en determinados municipios del país, lo cual es cada vez mayor en los últimos 15 años, expresaron los investigadores y antropólogos María Cristina Díaz Pérez y Raúl Romo Viramontes.

La mañana de este jueves inició el Diplomado Internacional: Perspectivas Teóricas y Metodológicas para el estudio de las violencias, en el que participan la Universidad Autónoma de Guerrero y la Red Latinoamericana de estudios subnacionales.

Como primera actividad, los investigadores y antropólogos María Cristina Díaz Pérez y Raúl Romo Viramontes presentaron el libro La violencia como causa de desplazamiento interno forzado, donde plasman el resultado de una investigación de los últimos siete años acerca de este fenómeno, realizada para el Consejo Nacional de Población y otras instituciones.

Díaz Pérez señaló que el desplazamiento forzado refleja vacío de autoridad e ineficacia institucional, y se encuentra condicionado por oleadas de violencia y presencia de crimen organizado.

Advirtió que está relacionado con los altos índices de homicidios, así como explotación de recursos naturales, entre otros factores.

Su análisis es complicado porque existen otras víctimas de violencia, que emergen de manera paralela a los desplazados, como los desaparecidos y las víctimas de homicidios.

Díaz Pérez indicó que el desplazamiento indígena es un problema de naturaleza histórica.

Puntualizó que “la problemática recae en el terreno de procuración de justicia, que requiere generar un tejido social sólido, la construcción de la tipología del desplazamiento, y crear políticas públicas de atención”.

Entre los principales motivos de desplazamiento, principalmente en Guerrero, se encuentran el asesinato, la violencia generalizada, la extorsión y el asalto a mano armada.

Por su parte, Romo Viramontes, explicó que es difícil llegar a una cifra de desplazamiento interno, por ser un fenómeno complejo, en el que intervienen conflictos políticos y el crimen organizado, por lo que las víctimas buscan conservar el anonimato.

Recalcó que en su investigación toman en cuenta indicadores de asesinatos, y especificó que en 1990 se registraron poco más de 8 mil, además mencionó que “entre 2009 y 2010 se disparó la cifra de homicidios, en 2018 ya se tiene un conteo de 33 mil 341”.

Expresó que “la concentración de homicidios provoca desplazamiento interno. Guerrero tercer lugar nacional en tasa de homicidios, siempre ha estado en los primeros lugares, en los últimos 10 y 15 años se ha mantenido en el top ten de homicidios”.

En la ceremonia inaugural, académicos advirtieron que no basta la sola formación de la Guardia Nacional para terminar con el fenómeno de la violencia.

Últimas noticias