No quiero ser dictador ni cacique: AMLO

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 18 de mayo de 2019, Ejido Nueva Esperanza, Chis. Al apresurar a los beneficiarios del programa Sembrando Vida para tener beneficios en el sexenio, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó que no se relegirá en 2024, porque no quiere convertirse en un dictador ni en cacique.

Hay que aprovechar el tiempo para tener árboles grandes, porque no voy a relegirme, “no voy a gobernar más tiempo, por principios, yo soy partidario del sufragio efectivo, no relección. No quiero convertirme en un dictador, ni siquiera en un cacique, quiero pasar a la historia como un gobernante que impulsó y fortaleció la democracia en México”, les dijo en medio de una torrencial lluvia que alcanzó a mojarlo un poco, a pesar de estar bajo un domo metálico.

Horas antes, en el aeropuerto Internacional Carlos Rovirosa Pérez, a donde arribó procedente de la Ciudad de México, el mandatario pidió a los tabasqueños ser buenos ciudadanos y pagar la luz, porque ya se cumplió el compromiso de cancelar el adeudo histórico de más de 11 mil millones de pesos que se tenía con la Comisión Federal de Electricidad. Señaló que por ser del pueblo, la empresa necesita recursos.

Más tarde, en Nueva Esperanza, insistió que su preocupación es que no alcancen los seis años para los beneficios de Sembrando Vida. “Por eso hay que empezar ya, para que los árboles en 2024 ya estén grandes y no se les pueda echar hacha o machete. Si no avanzamos rápido, puede ser que a los dos o tres años estén pequeños, va a estar la tentación de echarlos abajo para hacer potreros, para otra actividad”.

También es la prisa, sostuvo, “porque si nos va mal, no sabemos, en la democracia es el pueblo el que decide; si la gente dice ‘va para atrás, queremos de nuevo regresar a lo de antes’, pues cuando menos que les cueste trabajo echar para atrás lo que vamos a dejar avanzado”.

Al llegar a la sede del evento, el Presidente se detuvo para hablar con el campesino Salomé Díaz, quien le pidió ayuda para su hijo Ángel de Jesús, de año y medio de edad, que padece hidrocefalia. López Obrador instruyó a la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, encargarse del caso, luego que garantizó a los padres –según explicó el campesino– que atenderían a su hijo en la Ciudad de México.

Acompañado, entre otros, por el gobernador Rutilio Escandón, el mandatario garantizó en la asamblea ejidal –nuevo formato de encuentro con pobladores– que no faltará presupuesto para los programas sociales y en apoyo preferentemente para los humildes.

En la asamblea ejidal en la Ranchería Jana Primera Sección, municipio de Ixtapangajoya, Chiapas, el Presidente se despidió con el siguiente mensaje: “Me dio mucho gusto estar aquí con ustedes. Teníamos intención de ir al vivero, pero fíjense que estoy esperando una llamada de un gobernante del extranjero y tengo que estar más cerca de donde pueda yo hablar por teléfono. Ya se va a terminar, porque ya vamos a tener comunicación en todos los pueblos”.

Últimas noticias