Congreso capitalino aprueba la reforma educativa

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El Congreso de la Ciudad de México aprobó por 46 votos a favor y 13 en contra la reforma en materia educativa a los artículo 3, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, luego de casi tres horas de discusión sobre la legalidad del procedimiento y los posicionamientos de los grupos parlamentarios.

La diputada de Morena, Valentina Batres Guadarrama, dijo que esta reforma pone fin al “momento más canalla” que han tenido los maestros tras la aprobación de la que se aprobó en 2013, centrada en temas administrativos y en la que los docentes eran sancionados por no saber un reglamento, no por no saber cómo enseñar.

No fue una reforma, agregó, que sirviera para invertir más en el sistema educativo y mejorar las condiciones en que los maestros dan clases.

“En el sureste tenemos un montón de escuelas multigrados porque no hay condiciones para garantizar que los alumnos cuenten con maestros para cada grado. ¿De qué calidad educativa estamos hablando? No pensaron en las niñas y los niños, pensaron en orientar la educación hacia un modelo de negocio”.

En sesión especial, tras instalarse como Constituyente Permanente se desechó una moción suspensiva al proyecto de decreto que presentó el diputado del PAN, Jorge Triana Tena, al advertir que no se cumplieron los cinco días de plazo que establece el reglamento para analizarlo, pues si bien el documento se recibió el viernes y mediante un acuerdo de la Junta de Coordinación Política aprobado el martes por el pleno se habilitaron sábado y domingo, considero que el tiempo empezó a correr apenas ayer mismo que se anunció la recepción del documento.

El diputado de Morena, Eduardo Santillán Pérez, aclaró que dicha disposición reglamentaria no podía considerarse constitucional dado que no se establece ningún plazo de cinco días tanto en la Constitución federal como en la local, como tampoco la ley orgánica del Congreso capitalino y “una disposición reglamentaria no puede estar encima ni de la ley, ni de la Constitución general de la República ni de la Ciudad de México”.

Al pronunciarse en contra de la reforma, el diputado del PRI, Fernando Lerdo de Tejada, sostuvo que en ésta reforma, no se puso en el centro de atención a la niñez, ni garantiza que estén los mejores maestros, en tanto que por el PAN, Diego Orlando Garrido, afirmó que la reforma sólo beneficia a los líderes sindicales, abre la puerta a la corrupción con la venta de plazas y cede la educación al control de los sindicatos.

El coordinador del PRD, Jorge Gaviño, sostuvo que no hay en estas modificaciones a la Constitución federal una reforma educativa, sino una reforma laboral, para desmantelar la anterior reforma laboral de Enrique Peña Nieto y será en las leyes secundarias, donde se realizará la verdadera reforma a la educación.

La también diputada de Morena, Guadalupe Morales Rubio, sostuvo que la reforma reivindica el quehacer magisterial. “Más allá de artificios legaloides, de señalamientos sin fundamento, lo que tenemos que hacer hoy es celebrar que una promesa de campaña que hizo nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, se está cumpliendo y eso pues desafortunadamente hay a quien no les gusta, están en su derecho, son oposición, pero nosotros que nos ganamos el voto ciudadano y nos comprometimos a cumplir estamos hoy aquí defendiendo esa reforma”.

Con la mayoría de Morena y los diputados del PES, PVEM y PT, así como de legisladores de la bancada de PRD, sumaron 46 votos a favor contra 13 de PAN y PRI.

Últimas noticias