La tendencia en el mundo es migrar: Rubén Figueroa del MMM

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Xalapa, Ver. “La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República no ha cambiado la política migratoria que se implementó durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y los que estuvieron antes que él”, dijo Rubén Figueroa, integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano, cuando se le pidió que realice un corte de caja al gobierno de la 4T.

“La tendencia en el mundo es migrar, y la tendencia de los gobierno es a reprimir. México no se salva de eso”.

En un café de la capital del estado, donde más tarde se entrevistará con el familiar de un migrante, Figueroa señaló que a pesar de que López Obrador habla de derechos humanos, visas, libre tránsito y ofertas de trabajo; prevalecen la detención policiaca y repatriación masiva de migrantes, en la frontera sur del país.

Foto Sergio Hernández Vega

Incluso, el activista advirtió, las acciones agresivas se intensificaron después del encuentro del Presidente con Jared Kushner, yerno de Donald Trump, en marzo pasado.

“Estados Unidos presiona de manera comercial a México para que continúe cuidando sus fronteras, y mientras el gobierno mexicano no atienda el tema de manera seria, nos van a cargar a nosotros el problema”.

En lo que va del primer semestre de López Obrador se han registrado varios incidentes migratorios, a partir de acciones policiacas de detención y deportación de centroamericanos.

Una de las más relevantes ocurrió el 19 de abril pasado, cuando agentes del Instituto Nacional de Migración con el auxilio de la Policía Federal realizó una redada en el municipio de Mapastepec, Chiapas, en donde detuvieron a más de mil 500 centroamericanos.

En su balance de la política migratoria de la 4T, Rubén Figueroa consideró que los primeros seis meses de Andrés Manuel han transcurrido entre las buenas intenciones decantadas en las conferencias “mañaneras” y la realidad de la ruta migrante.

“Una crisis migratoria tocó a la puerta de México, y la nueva administración no ha sabido responder. Ha optado por continuar acciones de contención – en algunos casos represiva- contra los migrantes. Lo que se dice en las mañaneras no es lo que pasa en la ruta migrante”.

Dijo que si en el gobierno de Peña Nieto, se implementó el Plan Frontera Sur, que contemplaba el despliegue policiaco en la frontera sur, “con López Obrador esas acciones continúan, vemos que siguen las acciones policiacas de contención de migrantes”.

Foto Sergio Hernández Vega

Figueroa advirtió que de continuar esta política de expulsión de migrantes, aunado al fuerte flujo de migrantes de los últimos meses –alentado por crisis políticas y económicas en los países de Centroamérica-, el gobierno actual romperá el record de repatriación impuesto por la administración anterior.

“Con Peña Nieto, México se convirtió en el mayor expulsor de migrantes, con 436 mil 125 deportaciones de 2015 a 2018-, superando las deportaciones de Estados Unidos. Y es posible que López Obrador, rompa ese record de detención y deportaciones de migrantes durante 2019”, alertó Figueroa.

El promotor de derechos humanos de los migrantes observa también que al igual que en los tiempos de Peña Nieto, las acciones de López Obrador van contra la migración pobre, contra quienes viajan solos. En tanto, las redes de tráfico de personas se mantienen intactas.

“Las rutas del tráfico no están vigiladas, las redes de tráfico no son desarticuladas. Pero en cambio, se ha reforzado la presencia policiaca en las caravanas de migrantes que se han organizado”.

Rubén Figueroa menciona que si bien la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero reconoció actos de corrupción al interior del Instituto Nacional de Migración, “no están haciendo nada”.

“La Segob minimizó las denuncias de corrupción al decir que eran solo tres o cuatro denuncias contra unos agentes del Instituto, y no acepta que hay una red que tiene infiltrado al INM, a pesar de que organizaciones de sociedad civil siempre lo hemos denunciado”.

El activista lamentó que “no hay intensión de desarticular las rutas de tráfico de personas que están bien identificadas”.

Foto Sergio Hernández Vega

Para Rubén Figueroa la migración debe atenderse de manera humanitaria en los países de origen, tránsito y destino: “la sociedad no puede aplaudir actos de represión de ningún gobierno ni de izquierda ni de derecha”.

Dijo que coincide con la necesidad de que exista una migración segura y ordenada en México, pero que esta no se logrará “cerrando las puertas y mandando a personal, con un largo historial de represión, a mediar con los migrantes”.

El activista consideró que el gobierno de López Obrador tiene que dar un tratamiento serio a la migración, que incluye el combatir la corrupción al interior del INM, detener las acciones represivas, e incentivar el trato humanitario de los migrantes.

“Si López obrador aplica las mismas medidas que los gobiernos anteriores, los resultados van a ser los mismos: negativos y fallidos”.

Últimas noticias