Régimen sirio bombardea Idlib en ofensiva contra yihadistas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Kafranbel. El régimen sirio y Rusia, su aliado, bombardearon este martes Idlib, el último bastión yihadista situado en el noroeste del país, tras un día de intensos combates que debilitaron el acuerdo de alto el fuego y forzaron a los civiles a abandonar sus hogares.

Al menos 53 combatientes han muerto desde el lunes en los enfrentamientos entre tropas leales al gobierno y yihadistas liderados por Hayat Tahrir al Sham (HTS), organización emanada de la ex rama de al Qaida que controla Idlib y territorios contiguos, incluida Hama.

La violencia se revela una de las más mortíferas desde que Moscú, aliado del régimen, y Ankara, apoyo de algunos grupos rebeldes, acordaran en septiembre de 2018 instaurar una "zona desmilitarizada", que debía separar territorios insurgentes de zonas gubernamentales y garantizar una alto el fuego.

Esta iniciativa permitió evitar una gran ofensiva por parte del régimen. Pero, desde febrero, Damasco continúa bombardeando la región. Y los ataques de los últimos días, apoyados por la aviación rusa, han aumentado en intensidad.

Este martes, docenas de vehículos que transportaban mujeres y niños, tapados por colchones y otros enseres rescatados a último momento, huían del sur de Idlib hacia zonas más al norte, relativamente más tranquilas, constató un periodista de la Afp.

Algunos utilizan tractores, llevándose consigo su ganado, según esta fuente.

"La más espantosa"

Huyendo de un pueblo del sur de la provincia de Idlib, Abu Ahmed, su esposa y tres hijos se ven desplazados por tercera vez a causa del conflicto.

"Esta vez, fue la más espantosa. Los aviones no cesan sus ataques, ni tampoco los morteros", señaló este testigo.

"Todavía tenemos un largo camino, no sabemos hacia dónde vamos, pero queremos alejarnos de los bombardeos", añadió.

Con el recrudecimiento de las hostilidades, más de 150 mil personas se han visto desplazadas en esta región desde febrero, según la ONU.

El lunes, Antonio Guterres, secretario general de la ONU, exhortó a las partes beligerantes a proteger a los civiles y exigió una "desescalada urgente" de la violencia.

También el lunes, nueve civiles murieron en bombardeos rusos o del régimen, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que añadió que éstos continuaban este martes.

Unidades del ejército lanzaron cohetes contra "terroristas" en el noroeste de la provincia de Hama, en respuesta a sus "ataques", señaló la agencia oficial de prensa Sana.

En este sector, los combates se intensificaron por la noche, hasta que este martes las fuerzas gubernamentales tomaron una colina, según el OSDH.

Un nuevo informe del OSDH da cuenta de al menos 29 yihadistas muertos, miembros del HTS y del Partido Islámico del Turkestán, así como de 24 combatientes pro-régimen.

Desde el 28 de abril, al menos siete hospitales o centros médicos han sido afectados por los bombardeos, y algunos quedaron fuera de servicio, deploró la ONU. Nueve escuelas también han sido alcanzadas, agregó.

"Ofensiva limitada"

Dominada por HTS, Idlib es el último gran bastión yihadista que escapa al control de Bashar al Asad, tras más de ocho años de un devastador conflicto.

La enorme mayoría de tres millones de habitantes vive gracias a la ayuda humanitaria. La mitad son desplazados llegados a Idlib tras huir de otros bastiones rebeldes recuperados por Damasco.

El poder sirio, apoyado por sus aliados incondicionales, Moscú y Teherán, en los últimos años ha multiplicado sus victorias sobre los insurgentes, afirmando su control sobre casi dos tercios del país.

En repetidas ocasiones, el régimen ha insistido en su determinación de recuperar toda Siria, desgarrada desde 2011 por una guerra con más de 370 mil muertos, en tanto regiones y ciudades enteras fueron devastadas.

Aron Lund, experto del centro de reflexión The Century Foundation, no excluye "una ofensiva limitada en Idlib, tomando algunos sectores (...) para debilitar a HTS" u "obtener concesiones específicas".

Un escenario plausible puesto que dos carreteras que atraviesan Idlib --conectando territorios en manos del régimen en Alepo (norte), Hama (centro) y Lataquia (noroeste)-- no están habilitadas al tráfico.

El experto en Siria Fabrice Balanche también prevé una ofensiva. "La parte norte (de Idlib) continuará durante algún tiempo siendo un bastión de HTS pegado a la frontera turca", pero "el ejército sirio tendrá más facilidades para recuperar el sur", destacó.

Y, reanudar el tráfico en las dos carreteras brindaría oxígeno a Alepo (muy aislada) y reduciría los costos de transporte hacia la metrópolis, añadió.

Últimas noticias