"Derrotado" el alzamiento, dice jefe militar de Venezuela

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Caracas.  “A Miraflores (el palacio de gobierno) no se llega por la violencia, el que llegue a Miraflores por la violencia será derrocado por la violencia”, advirtió el ministro venezolano de Defensa, general Vladimir Padrino López, al declarar que el levantamiento iniciado la madrugada de este martes por el líder de la oposición Juan Guaidó, con “reducido grupo” de militares, “ha sido derrotado”.

Al mismo tiempo manifestantes antigubernamentales se enfrentaron con tropas leales al presidente venezolano Nicolás Maduro en las inmediaciones de la base aérea La Carlota en Caracas.

La rebelión liderada por Guaidó parecía tener un apoyo militar limitado aunque hasta ahora ha sido el desafío más serio para el gobierno de Maduro desde que el opositor, respaldado por Estados Unidos y decenas de países, se declaró presidente interino en enero tras acusar al gobierno de usurpar el poder por lograr la relección de Maduro en elecciones a las que considera fraudulentas.

 

 

Los eventos comenzaron en la madrugada cuando Guaidó, flanqueado por unas pocas docenas de guardias nacionales y algunos vehículos blindados, difundió un video de tres minutos filmado cerca de una base aérea de Caracas en el que convocó a civiles y otros miembros de las fuerzas armadas a unirse a la Operación Libertad para derrocar a Maduro.

Junto a él se encontraba Leopoldo López, su mentor político y el opositor más prominente, quien había permanecido en silencio y sin ser visto desde que fue detenido en 2014 y luego condenado por dirigir disturbios contra el gobierno. López dijo que fue liberado de su arresto domiciliario por las fuerzas de seguridad que se habían adherido a una orden de Guaidó.

Guaidó llama a salir a la “calle sin retorno” hasta caída de Maduro

Acompañado de varios uniformados armados en las afueras de la base aérea Guaidó afirmó en un mensaje difundido a través de Twitter que varios “soldados valientes” habían “acudido a nuestro llamado”, aunque no estaba claro el alcance de su convocatoria.

Mientras los dos líderes de la oposición coordinaban acciones desde vehículos estacionados en un paso elevado de la carretera, las tropas leales a Maduro lanzaron gases lacrimógenos desde el interior de la base aérea.

Luego de los enfrentamientos Guaidó, quien pidió salir a la "calle sin retorno" hasta deponer a Maduro, marchó hacia la plaza Francia, en el este de la capital. Y horas después, al filo de las 13:15 acompañado de varios miles de seguidores, abandonó la Plaza Francia de la urbanización Altamira, en el este de la capital, e inició una caminata hacia el oeste de Caracas.

El general Padrino López, anunció acompañado del alto mando militar que “una parte” del alzamiento “ha sido derrotado” y que “casi todos” los militares y policías que se sublevaron se retiraron hacia la plaza Francia, al este de Caracas.

Al ofrecer detalles sobre el alzamiento Padrino López indicó que un “reducido grupo” de militares y policías que secuestraron algunos vehículos de la Guardia Nacional y armamento y se apostaron en los alrededores de una de las principales autopistas en el este de la capital próxima a la base aérea.

El jefe militar sostuvo que “80 por ciento” de los que participaron en la sublevación “fueron engañados” por una dirigencia opositora a la que llamó “golpista” y “salvaje”.

Padrino López consideró al alzamiento un “intento de golpe de Estado de una magnitud muy insignificante” y afirmó que todas las unidades militares se mantienen en completa normalidad.

El ministro instó a los militares rebeldes y a dirigentes opositores a que cesen sus acciones y los responsabilizó de cualquier acto de violencia.

“Si hay que usar las armas para defender esos principios, las usaremos", subrayó al condenar “esta nueva agresión, dirigida por factores del imperialismo norteamericano”.

Herido, un coronel de la Guardia Nacional

Poco después de su alocución el ministro informó en su cuenta de Twitter que un coronel de la Guardia Nacional recibió una herida de bala en el cuello y responsabilizó a la oposición del hecho.

Maduro, por su parte, afirmó que mantenía el apoyo de los mandos militares y llamó una movilización a sus seguidores para hacer frente al alzamiento.

En un breve mensaje en Twitter indicó que conversó con los jefes de los comandos regionales quienes le manifestaron “su total lealtad al pueblo, a la constitución y a la patria” y llamó “a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la paz”.

Por su parte, el canciller Jorge Arreaza dijo a The Associated Press que Maduro “está en su puesto de comando” y que más tarde estará con seguidores en el palacio presidencial. “No hay ninguna preocupación”, sostuvo Arreaza.

Al repudiar las muestras de apoyo de Estados Unidos y de gobiernos aliados latinoamericanos a la rebelión, Arreaza tuiteó: “Denunciamos al mundo las acciones violentas de la oposición golpista en Venezuela. Ésto es lo que apoyan y celebran algunos gobiernos de derecha en América Latina. Dicen que quieren soluciones pacíficas y a la vez apoyan a los violentos y golpistas”.

El presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, afirmó ante miles de seguidores del gobierno congregados a las afueras del Palacio de Miraflores que “aquí hay un golpe de Estado” y agregó, dirigiéndose a los opositores y militares que participan en el alzamiento, que “aquí no queremos lloriqueos, que cada quien asuma la responsabilidad, que nosotros asumiremos la nuestra”.

En breves declaraciones a la prensa el líder opositor, de 35 años, señaló que militares del estado suroriental de Bolívar, la ciudad central de Maracay y otras localidades colocaron las unidades en "protección del pueblo de Venezuela". Pero esto no fue corroborado por ninguna fuente independiente.

Ante miles de seguidores en la plaza Francia Guaidó hizo un nuevo llamado a los militares a unirse al alzamiento y dijo que se mantendría en ese lugar hasta lograr el derrocamiento de Maduro.

“Hoy nos queda claro que las fuerzas armadas están con el pueblo de Venezuela y no con el dictador”, expresó el político.

Un grupo más pequeño de jóvenes enmascarados se quedó en la carretera tirando piedras y bombas incendiarias en un intento por asaltar la base aérea. En medio del caos, un vehículo blindado condujo a toda velocidad hacia la multitud. No estaba claro si alguien resultó herido.

Las calles del centro lucían en su mayoría desoladas.

Venezuela sufre una grave crisis económica, con una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional proyecta en 10.000.000 por ciento para este año y una aguda escasez de medicinas y otros bienes básicos.

 

Últimas noticias