Macri insiste en culpar al gobierno anterior del caos en Argentina

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. Después de una jornada de incertidumbre y tensión el día de ayer, el dólar continuó ascendiendo y cerró en este día en 47 pesos, una de las cifras más altas que se recuerden aquí, lo que produjo una serie de reuniones de gabinete. El presidente Mauricio Macri terminó hablando sarcásticamente de las “dudas del mercado” hacia a su gobierno; acusó como siempre a la administración anterior de todo lo que se hizo mal en estos tres años y ratificó que será candidato nuevamente para las elecciones de octubre próximo.

También dijo a una radio de Santa Fe que no habría cambios de gabinete y que su “modelo” continuará. “Internacionalmente tuvimos apoyos de todos los países y líderes, pero los mercados son distintos. Son tipos sentados en una oficina, con visión de oportunidad. Lo que pasa con el riesgo país es que dudaron, dudaron de nuestra convicción a seguir nuestro camino. Pensaron que podemos volver atrás,”

Análisis internacionales ubican a Argentina en un momento similar al de la crisis de 2001. Por su parte el ex director del Banco Central, Arnaldo Bocco, hablando con la radio del Portal El Destape advirtió que “los analistas creen que es este gobierno el que no va a pagar la deuda, no un futuro gobierno” y que la administración de Mauricio Macri “no ha mandado señales claras en ese sentido”.

Señaló que el hecho de que Macri haya llegado a esta etapa final de su primer mandato y “tenga semejante nivel de deuda con una apertura de la economía, con cuentas con severos problemas fiscales, con inflación, recesión, y pérdida de consumo y del poder adquisitivo, genera una economía de altísima fragilidad”.

Otros analistas consideran inevitable la cesación de pagos, mientras que a nivel económico-social la situación se deteriora día a día, y los alimentos han aumentado 60 por ciento en lo que va de este año, después de haber terminado 2018 con el nivel de aumentos más altos que se recuerden en la historia, con lo cual la inflación sigue incrementándose.

No hay respuestas ante el tema de la inflación que agobia a la mayoría y para el mandatario –que parece vivir en un país distante– la inflación se arregla “trabajando juntos en la dirección que empezamos" y, como acostumbra, derivó las culpas sobre los gobiernos desde 80 años atrás.

Macri añadió que “estamos en una transición y lleva un tiempo”, aunque no se entiende bien transición hacia dónde.

En el marco de esta situación, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien visitará el país en los próximos días, dijo que apoya fuertemente a Macri y que le preocupa que Argentina se transforme "en otra Venezuela", si regresara al gobierno “el kirchnerismo”, añadiendo "no queremos otra Venezuela aquí en Sudamérica".

Si mencionó alguna crítica para Macri, es no haber ido más lejos con este proyecto. Y en este caso lo pone como ejemplo de lo que no puede pasar en Brasil.

En tanto el humor social es candente Al paro nacional de centrales sindicales y gremiales, con la ausencia de la Confederación General del Trabajo (CGT) cuyos dirigentes han sido repudiados este jueves y que no controlan la decisión de gremios importantes afiliados a ese organismo sindical y que participarán el próximo 30 en esta medida de fuerza y en la movilización, se unirán movimientos sociales aquí y en todo el país.

También lo harán los poderosos sindicatos de camioneros y los bancarios. Asimismo periodistas, entre los que estarán los despedidos de varios medios (entre el ellos del poderoso Grupo Clarín). En este caso, ante el casi centenar de despedidos de Clarín, reconocidos periodistas dejaron de firmar sus notas como protesta. en diversos periódicos locales.

Otra expresión de esa ola de protestas sociales que se realizarán en la próxima semana: en las últimas horas el Ministro de Cultura, Pablo Avelluto, se enfrentó a la realidad en la Feria del Libro que se realiza en Buenos Aires cuando el público lo silbó y le dio la espalda en el momento en que subió al escenario, reclamando por la grave situación por la que atraviesa la industria del libro “en uno de los peores momentos de su historia en gran parte por la falta de políticas actuales y, sobre todo, por la recesión bestial que carcome las economías familiares” como señala el portal Política Argentina.

En la inauguración de la Feria se han producido una serie de protestas debido al desmantelamiento cultural y educativo, por el cierre de profesorados en esta capital, de bachilleratos populares, y la tragedia que viven las bibliotecas aquí y a nivel nacional. Pero también estuvieron las feministas exigiendo la ley del aborto y la presencia del Estado ante el feminicidio que lleva centenares de víctimas aquí. El clima sigue siendo tenso y las medidas tomadas por el gobierno para paliar en algo la crisis han naufragado en la ola de aumentos de precios que continúa aceleradamente mientras continúan los despidos masivos.

 

 

Últimas noticias