Prevén expertos una restauración larga y costosa de Notre Dame

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

París. ¿Cuánto tiempo se necesitará para restaurar Notre Dame? ¿Se podrá restablecer la joya arquitectónica tal y como era antes del siniestro? ¿Cuánto costará? Estas son algunas de las preguntas a las que se enfrentan los expertos al día siguiente del devastador incendio.

COSTE DE LA RESTAURACIÓN: Las cifras varían según las técnicas tradicionales o nuevas que podrían ser utilizadas, pero alcanzarán varios centenares de millones de euros, según los expertos, y la ola de solidaridad que se dio desde las primeras horas del incendio permitirá cubrir este presupuesto. "Esta vez, lo que faltará no es el dinero", dijo el periodista francés especializado en historia Stéphane Bern, en alusión al hecho de que hay muchos monumentos en Francia en peligro y faltos de financiamiento.

París, 16 de abril de 2019. Luego de doce horas de combate al fuego que devastó parte de este patrimonio con casi 800 años de historia, millonarios y donantes privados se movilizaron en las últimas horas para financiar la reconstrucción de la catedral, que se prevé larga y costosa.

 

PLAZOS: Los pronósticos sobre los plazos de la restauración son muy variables. Las obras tomarán "entre 10 y 20 años como mínimo", según Bern. Dependerá de la evaluación de los daños, del peritaje, de las licitaciones. También de los trabajos preparatorios, de saneamiento, de consolidación y de secado. Pero una vez se hayan franqueado todas estas etapas y se hayan seleccionado a las empresas competentes, la restauración efectiva de la catedral será relativamente rápida, según los expertos.

Infografía Graphic News

LICITACIONES: A diferencia de las catedrales de otros países o de la de Estrasburgo (este de Francia), que no pertenecen al Estado, la restauración de la catedral de París obedece a las complejas reglas de las licitaciones públicas: las empresas seleccionadas echan mano de subcontratistas, quienes a su vez pueden recurrir igualmente a otras empresas. Estas pueden incluso contratar a "personas poco cualificadas" en las obras, según un arquitecto que pidió el anonimato.

Este sistema estatal está considerado por algunos arquitectos como menos seguro para el control diario sobre la conservación de un monumento. En cambio, en el caso de la catedral de Estrasburgo, hay un equipo que cada día verifica su estado.

SEGURO: ¿Quién fue responsable de qué? Primero habrá que determinar el origen del siniestro y sus circunstancias - algo que no se anuncia para nada fácil -, para establecer el papel del seguro.

Infografía Graphic News

REAPERTURA AL PÚBLICO: El interior de la catedral podría ser reabierto al público rápidamente, puesto que así lo desearon tanto el gobierno como el arzobispado. Pero lógicamente, primero habrá que verificar la solidez de la estructura del monumento.

BÓVEDAS: Las bóvedas pueden haber quedado fragilizadas por sendos choques térmicos sucesivos, primero el fuego y luego el agua, que saturaron las vigas. Se requerirán estudios largos y minuciosos.

Infografía Graphic News

ARMADURAS: Restablecer la silueta original de la catedral no supone un problema mayor. Pero las magníficas armaduras, sobre todo las del coro y la nave, con sus rastros de historia desde el siglo XII, se perdieron para siempre. Este conjunto era uno de los más bellos de Francia y se trata de una gran pérdida para el patrimonio, como testigo de un saber hacer, transmitido de generación en generación.

¿Las armaduras de madera de roble serán restauradas exactamente igual? Es el deseo de muchos arquitectos, aunque otros abogan por una reconstrucción rápida, con estructuras metálicas o de cemento.

AGUJA: La reconstitución de la aguja no debería suponer ningún problema, puesto que ya se hizo en el siglo XIX.

ANDAMIOS: Se deberán prever andamios gigantes y complejos. Y probablemente colocar por encima de la catedral un paraguas gigante para que la techumbre se seque. Luego se deberá retirar la madera para evitar un desequilibrio y se iniciará la fase de secado general. Si se debieran apuntalar las bóvedas que se elevan a 33 metros, la operación con los andamios sería todavía más compleja.

Las claves del arreglo

 El principal desafío por el momento es proteger de la intemperie el interior de la estructura. La prioridad será cubrir los restos del edificio con láminas de plástico o metal a fin de impedir que entre la lluvia. A partir de entonces los ingenieros y arquitectos podrán entrar y evaluar los daños.

Afortunadamente, la catedral es un edificio histórico que ha sido prodigiosamente documentado. Con el paso de los años, historiadores y arqueólogos han elaborado planos, fotos e imágenes, incluso tomografías tridimensionales minuciosamente detalladas.

Duncan Wilson, director de la organización preservacionista Historic England, declaró el martes que lo importante primero es apuntalar lo que queda de la estructura sin dañar los escombros que cayeron en el interior y que pueden servir de gran fuente de información e incluso de materiales para la reconstrucción.

"El segundo desafío es realmente resguardar todo el material", expresó. "Parte de ese material podría ser reutilizable y esa es una tarea ardua, es como una excavación arqueológica".

Tom Nickson, profesor de arquitectura y arte medieval de Instituto Courtauld de Londres, declaró que la bóveda de piedra "sirvió como un escudo antiincendios entre el techo altamente inflamable y el interior, que también era altamente inflamable". Esa fue, aseveró, precisamente la intención de los creadores de la catedral.

Ahora tendrán que realizarse revisiones detalladas para determinar si las piedras quedaron debilitadas o resquebrajadas por el calor. De ser así, la bóveda entera podría tener que ser demolida y reconstruida.

Los vitrales de la catedral lucen intactos, pero probablemente sufrieron un "impacto térmico" por haber sido expuestas a las llamas y luego al agua fría, manifestó Jenny Alexander, experta en arquitectura y arte medieval en la Universidad de Warwick. Eso significa que el vidrio, enmarcado en plomo, quizás quedó debilitado y tendrá que ser inspeccionado de cerca.

Una gran decisión será si se conservará la catedral tal y como estaba antes del incendio o se adopta un enfoque más creativo.

No siempre es una elección sencilla. La aguja fue añadida a la catedral gótica durante las renovaciones del siglo XIX. ¿Se reconstruirá como estaba o será reemplazada con un nuevo diseño para el siglo XXI?

Es probable que en la decisión se analicen consideraciones financieras y políticas, así como las estéticas.

Los expertos coinciden en que el proyecto tomará años, incluso décadas. Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, la organización cultural de Naciones Unidas, dijo que restaurar Notre Dame "tomará mucho tiempo y costará mucho dinero".

 

 

Últimas noticias