A 54 meses la pregunta sigue en el aire ¿dónde están los 43?

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Por cuatro años y medio, noche tras noche, antes de intentar dormir, doña Rutelia Carrillo, tiene un solo pensamiento: "¿Dónde estarán los 43 normalistas de Ayotzinapa desparecidos aquella noche del 26 de septiembre de 2014?"

Ella es madre de Luis Ángel Abarca Carrillo, uno de los 43 estudiantes víctimas de desaparición forzada, y no oculta su dolor y su cansancio. Tras 54 largos meses de lucha por verdad y justicia, hoy, ya no sólo tiene un hijo, ya se siente madre de los otros 42.

"Es un dolor que ya no aguanto (...) Estamos cansados, sí, pero del gobierno, no de buscarlos (...) Tengo mucho coraje con este pinche gobierno que se los llevó. Les pido a todos que nos sigan apoyando, porque gracias a ustedes nos hemos mantenido".

Como cada día 26 de cada mes, los padres y las madres de los normalistas de Ayotzinapa salieron una vez más a las calles, a marchar, para exigir verdad y justicia por los crímenes cometidos contra los estudiantes. La ruta habitual: del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez.

La jornada de esta tarde representó el recordatorio de una larga lucha. Cuatro años y medio desde la desaparición forzada de sus hijos, a manos de policías de varios municipios de Guerrero, quienes os entregaron a miembros del crimen organizado.

Al pie del Hemiciclo a Juárez, durante el mitin, en esta ocasión sólo hablaron madres de los jóvenes. Oliveria Parral, mamá de dos de esos normalistas: Jorge Luis y Doriam González Parral, tomó el micrófono. Se le veía decidida a expresar su sentir. Sin embargo, el dolor fue más fuerte que ella: "Ellos no eran delincuentes, sólo eran estudiantes que querían un mejor futuro...", un sentido llanto la obligó a detenerse, recargó la cabeza en el hombre de una de sus compañeras y regresó el micrófono.

Luz María Telumbre, madre de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, confió en que la administración de Andrés Manuel López Obrador pueda ofrecerles resultados, aunque la desconfianza enclavada tras largos meses de mentiras (del gobierno anterior) la mantienen con muchas dudas.

"Dios quiera que este presidente nos dé buenas respuestas. Ojalá cumpla lo que dijo, que no se quede en más mentiras o en un papel. Queremos su presentación con vida y seguiremos buscándolos en las calles", sentenció.

La mamá de César Manuel González Hérnandez, Hilda Hernández, dijo que son cuatro años y medio de un dolor grande e inmenso para las familias de los normalistas.

"Nos hemos caído, sí, pero por el amor a nuestro hijos nos volvemos a levantar. Seguimos aquí porque no tenemos una respuesta. No sabemos dónde están y nos hacen falta en casa. Queremos agradecer porque han pasado cuatro años y medio y nos siguen acompañando en este camino, no nos han abandonado, nos han enseñado a caminar, a luchar y a exigir lo que es justo".

Últimas noticias