Cae “califato” del Estado Islámico al perder su último bastión

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Baghuz. Las fuerzas kurdoárabes apoyadas por Estados Unidos conquistaron este sábado el último rincón en Siria del otrora extenso "califato" de la organización yihadista del Estado Islámico.

Para celebrar la victoria, los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), punta de lanza de la lucha antiyihadista en Siria, izaron su bandera amarilla en el pueblo de Baghuz, en el este de Siria, donde los yihadistas opusieron resistencia hasta el final.

Foto Afp

En Washington, el presidente estadunidense Donald Trump se felicitó por la victoria en un comunicado. "Me complace anunciar que con nuestros socios de la coalición internacional (...), incluidas las fuerzas de seguridad iraquíes y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), Estados Unidos ha liberado todos los territorios controlados por el EI en Siria e Irak, el 100% del 'califato'".

Cerca de Baghuz, en Al Omar, un campo petrolero usado como retaguardia del asalto antiyihadista, hombres y mujeres que integran las FDS, en las que predominan los kurdos, bailaban la dabke, una danza tradicional. Una fanfarria militar tocó el himno estadunidense.

La pérdida de lo poco que les quedaba en su último reducto significa el final territorial del EI en Siria, tras su derrota en el vecino Irak en 2017. Pero los comandantes kurdos y occidentales estiman que el combate no ha terminado.

"Nos mantendremos alerta (...) hasta que finalmente sea derrotada, dondequiera que se encuentre", afirmó el presidente estadunidense.

Tras haberse apoderado de extensas regiones en Siria y en Irak, el EI proclamó en junio de 2014 un "califato" en un territorio del tamaño de Reino Unido, en el que instauró su propia administración, recaudó impuestos y lanzó una campaña de propaganda para atraer a extranjeros.

Esta organización yihadista, la más brutal de la historia contemporánea, hizo reinar el terror con decapitaciones, ejecuciones masivas, raptos y violaciones. Eso sin contar los secuestros y decapitaciones de extranjeros y los atentados reivindicados en Siria, en otros países árabes o asiáticos e incluso en Occidente, o la destrucción de tesoros arqueológicos.

Los combates fueron encarnizados frente a yihadistas obstinados que al final quedaron arrinconados en una pequeña franja territorial a orillas del río Éufrates, en la provincia de Deir Ezzor, cerca de la frontera con Irak.

Nueva fase

"Los atrincherados hasta el final eran sobre todo extranjeros: tunecinos, marroquíes y egipcios", afirma Hisham Harun, un combatiente de las FDS de 21 años.

A su alrededor se ven los restos del campamento improvisado en el que se atrincheraban los yihadistas.

A modo de tiendas de campaña hay sábanas, alfombras de yute o mantas extendidas sobre barras de hierro o arbustos, mecidos por el viento. Y carcasas de coches calcinados.

También cadáveres, probablemente de yihadistas, pero se ignora qué ha pasado con el resto de combatientes del EI que se veían el viernes por la noche.

En una ceremonia en Al Omar para festejar la victoria, el comandante supremo de las FDS, Mazlum Kobane, afirmó que el fin del "califato" marca "el inicio de una nueva fase en la lucha contra los terroristas", que consiste en acabar con las células durmientes de los yihadistas, "gran amenaza para nuestra región y el mundo entero".

En el mismo acto, el emisario estadunidense para la coalición internacional anti-EI liderada por Estados Unidos, William Roebuck, habló por su parte de una "etapa crucial" en la lucha contra la organización yihadista.

Por su parte, el secretario general de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), Jens Stoltenberg, estimó que el desenlace es "un logro remarcable de la coalición internacional" y reiteró su compromiso "en nuestra lucha común contra el terrorismo".

Algunas células durmientes logran perpetrar atentados, afirman algunos expertos, que estiman que el EI se está transformando en organización clandestina.

El EI "es una organización terrorista. Lo único que tienen que hacer es bajar las armas, intentar mezclarse con la población y huir", estima John Spencer del Modern War Institute de la academia militar estadunidense West Point. "No se han ido y no se irán así como así".

La campaña militar, apoyada en bombardeos aéreos de la coalición internacional tuvo que aminorar la marcha por la salida del enclave de decenas de miles de personas.

Desde enero más de 67 mil personas salieron del reducto del EI, entre ellas 5 mil yihadistas que fueron detenidos, según las FDS. Los civiles, sobre todo familiares de yihadistas, fueron trasladados a campamentos, principalmente al de Al Hol (nordeste), donde viven en condiciones difíciles.

En seis meses de combates, más de 630 civiles, entre ellos 209 niños y 157 mujeres, resultaron muertos en esta última ofensiva, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). También perdieron la vida mil 600 yihadistas y 730 combatientes de las FDS.

La batalla contra el EI era el principal frente de la guerra en Siria, que ha causado más de 370 mil muertos desde marzo de 2011. El régimen de Bashar al Asad, apoyado por Rusia e Irán, reconquistó casi dos tercios del país.

La guerra en Siria, desencadenada por la represión de manifestaciones favorables a la democracia, se complicó a los largo de los años con la implicación de potencias extranjeras y de grupos yihadistas.

 

Últimas noticias