"Inoperante" el formato de declaración patrimonial: SFP

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Los formatos de declaraciones patrimoniales aprobados en el sexenio anterior fueron hechos de manera irresponsable y desordenada, con preguntas “estériles” que ni siquiera sirven para identificar posibles casos de enriquecimiento inexplicable, por lo que la Secretaría de la Función Pública (SFP) tomó la decisión de frenar su entrada en vigor y convocar a la realización de otro modelo más eficiente.

Así lo anunció la titular de dicha dependencia, Irma Eréndira Sandoval, quien en entrevista con La Jornada llamó a no estar preocupados por los señalamientos de corrupción en contra de las empresas que participarán en la construcción de la refinería de Dos Bocas, al argumentar que habrá una vigilancia estricta de ellas en México, y que las acusaciones en su contra fueron por actos cometidos fuera del país.

– ¿Cómo va a resolverse el tema de las declaraciones patrimoniales?

– A última hora del sexenio anterior se tomó la decisión de aprobar los nuevos formatos de declaración patrimonial, pero fue un regalo envenenado porque eran formatos muy desordenados, técnicamente inoperantes y muy poco reflexionados, pero además fueron muy cautos, porque lo aprobaron para el nuevo gobierno, pero no se lo aplicaron a ellos.

Subieron el número de campos de información de los 261 que tiene Declaranet, a 781, y además con preguntas estériles, intrusivas de la privacidad de las personas e incluso incongruentes, porque no daban opción de “no aplica”, o incluso del “no”. Así del mal hechos estaban.

Además de preguntar tontería y media, obligan a declarar a los servidores públicos de más escasos ingresos o de los niveles más humildes de la administración pública: todos los maestros de educación básica, los médicos, los soldados, las enfermeras, los contratados por honorarios, como choferes y otros de muy humilde rango.

El nuevo formato sólo considera las declaraciones de inicio (de gestión), y no las de medio camino y las de término, y eso es incongruente porque así no se ve la evolución patrimonial.

Esos son algunos detalles por los que hemos ido avanzado en un acuerdo político (para cambiar los formatos). Estamos muy de acuerdo todos, excepto algunas voces discordantes, porque también hay intereses detrás en que se apliquen formatos irresponsablemente acordados. Se deben replantear, porque la corrupcion no viene de abajo, sino de quienes manejan recursos y poder.

– ¿Cuándo estaría listo este nuevo esquema?

– Hoy lo vamos a discutir en el seno del Sistema Nacional Anticorrupción, pero mientras tanto, he determinado que vamos a suspender ese acuerdo, por todas las razones que te digo. Entraba el 30 de abril, pero no va a entrar en vigor, aunque tampoco va a haber ningún vacío legal.

– Usted anunció la realización de más de 2 mil 800 auditorías, ¿en qué áreas se van a concentrar?

– En el primer círculo del Poder Ejecutivo. Vamos a poner ahí mucha atención porque nos dimos cuenta de que el esquema de la Estafa Maestra (desvíos de recursos a través de contratos asignados a dependencias públicas) es una gran telaraña que estaba por todos lados. También nos vamos a concentrar en los cuatro proyectos ‘madre’ del Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía y el Corredor Transístmico.

– Ha habido señalamientos contra las empresas invitadas a construir la refinería de Dos Bocas, ¿qué respondería a eso?

– Todo mundo quiere obstaculizar al gobierno, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido muy claro en el sentido de que no va a permitir que empresas corruptas manchen sus proyectos.

La sociedad debe perder cuidado de esto, porque las empresas que han sido señaladas de corrupción, lo fueron por casos en el extranjero, no necesariamente en nuestro país, porque en el país ya no se estaban haciendo inversiones de este tipo.

Si están malacostumbrados en otros países, aquí no van a poder participar de esa forma. Esa es una de mis responsabilidades principales. Aquí entiendo que no hay ese antecedente propiamente de corrupción y de nuestra cuenta corre que no caigan en este tipo de actos.

– El hecho de que aquí no tengan señalamientos, ¿es suficiente para ya no estar preocupados?

Vamos a estar con mucha más cercanía en la vigilancia, y vamos a trabajar a partir de lo positivo y de una especie de distintivo de probidad a la hora de los resultados y los entregables. Más que trabaja en función de vetos, que además son ilegales, queremos tener a las empresas que mejor se conduzcan en términos de sus gobiernos corporativos para trabajar en forma más rápida.

– ¿Qué riesgo hay de abusar de los esquemas de adjudicación directa e invitación restringida para asignar contratos, como en los casos de las pipas compradas en Estados Unidos y la refinería de Dos Bocas?

– El caso de las pipas ha estado muy vigilado y señalado. Fue una emergencia nacional, la primera prueba del gobierno de que iba en serio el combate a la corrupción.

Estamos recibiendo un Estado en llamas, deshecho, y un Pemex totalmente saqueado por sus funcionarios, y ante esa emergencia hay que actuar. Lo de las pipas fue una excepcionalidad ante las llamas que recibimos.

El caso de la refinería es un poco lo mismo: nadie ha hecho inversión pública y se debe actuar de forma rápida. En Pemex se encargaron de hacer las licitaciones como cuentos de Kafka: cuestiones eternas de no concretar una licitación nunca y empantanarlas. Esa dinamica burocratizante y de freno al desarrollo está muy solidificada, por eso se decidió hacer la invitación (restringida) en pos del avance.

Pero también está clara la instrucción de auspiciar las licitaciones. La Ley de Austeridad Republicana de Estado refiere en su Artículo 9 que para la contratación de bienes, servicios y obras públicas, al menos el 70 por ciento debe destinarse al procedimiento de licitación pública. Hoy las adjudicaciones directas son el 79-80 por ciento, y sólo un 12 por ciento de licitaciones.

Últimas noticias