Habrá acciones de prevención para evitar muertes de mujeres en riesgo

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Con el propósito de erradicar el delito de feminicidio, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México señaló que las fiscalías desconcentradas de investigación y de procesos familiares detectarán posibles riesgos de muerte en mujeres víctimas de violencia.

Hasta el momento, explicó la titular de la dependencia, Ernestina Godoy Ramos, se han otorgado 508 medidas de protección, que prohíben a los agresores acercarse a las mujeres, quienes puedan estar en riesgo de sufrir agresiones o incluso de perder la vida.

Las acciones de prevención interinstitucionales impulsadas para garantizar esquemas de protección y atención integrales redujeron en 18.8 por ciento, el número de casos entre el 5 de diciembre al 8 de marzo, cuando se iniciaron nueve carpetas de investigación contra 11 en igual periodo de 2017 a 2018.

Acompañada de las subprocuradoras de averiguaciones previas desconcentradas, procesos y atención a víctimas, Margarita Vázquez, Alicia Rosas y Nelly Montealegre, detalló que dos casos se presentaron en Tlalpan e igual número en Gustavo A. Madero.

Mientras, en Magdalena Contreras, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztapalapa y Xochimilco fueron uno y de las carpetas iniciadas ocho se encuentran en investigación inicial y en una el imputado fue vinculado a proceso y se le impuso como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa.

Un juez de control concedió cinco meses de investigación complementaria, que vencen el 17 de junio próximo, indicó al destacar que el 44.44 por ciento de los casos fueron cometidos en lugares cerrados, como el domicilio de la víctima, al interior de un hotel o en el reclusorio.

En tanto, un 55.56 por ciento fueron en lugares abiertos como son baldíos, vía pública y la carretera, siendo en tres de cada diez casos cometidos en día jueves y el horario de mayor frecuencia fue de las 08:00 a las 11:59 horas, en casi la mitad de los feminicidios.

El 66.66 por ciento de las víctimas tenían entre 19 y 50 años, quien murió casi en igual porcentaje por arma blanca, asfixia, estrangulamiento, quemaduras y golpes, por lo que de 387 casos de protección para mujeres que se encuentran en los centros de justicia, sólo 18 se negaron.

Mientras de 158 solicitudes de quienes se encuentran en los dos Centros de Atención a Víctimas -un tercero se abrirá la próxima semana-, 19 no fueron otorgados, siendo el delito con la mayor pena: de 20 a 50 años de prisión, aunque de existir alguna relación sentimental, de parentesco o afectiva pasarían entre 30 a 60 años en prisión.

Comentó que, en procedimiento ordinario se obtuvieron dos sentencias condenatorias: una, por el sistema de juicio oral contra una persona, a quien se le impuso una pena de 45 años de prisión; y a otra, por el sistema tradicional, cumplirá una condena de 37 años y 6 meses en la cárcel.

Además se lograron tres sentencias condenatorias en procedimientos abreviados: una, por 27 años y 6 meses; otra de 8 años y 4 meses, y una más, por 6 años y 8 meses de prisión.

Por ello, se reclasificarán como feminicidio, las carpetas de investigación en las cuales se había concluido que la causa de muerte era un suicidio y se fortalecerá la vinculación entre las áreas ministeriales y de atención a víctimas.

Tal determinación es para que desde el inicio de las investigaciones se asigne asesor o asesora jurídica, se brinde atención psicológica, social y médica, y se dé seguimiento al trámite de medidas de protección, puntualizó.

Mencionó que, con estas acciones se busca garantizar la seguridad a las mujeres que viven en la capital del país y se trabaja para incrementar el número de casos esclarecidos y de sentencias contra los agresores.


Últimas noticias