Ex jefe policial catalán revela plan contra líderes independentistas

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Madrid. El ex comisario de la policía autonómica catalana, Josep Lluís Trapero, compareció como testigo ante el Tribunal Supremo (TS) en el marco del juicio contra los dirigentes independentistas que llevaron a cabo y diseñaron el plan para la secesión unilateral de la región. Durante su declaración, el policía confirmó que durante el operativo del referendo del 1 del octubre del 2017 se limitaron a enviar una dupla de agentes por colegio y que su plan estuvo coordinado por el coronel de la Guardia Civil designado por el gobierno español. Además informó que en aquellos días habían diseñado un plan para llevar a cabo una hipotética detención del ex presidente catalán, Carles Puigdemont -que se fugó a Bélgica al día siguiente de la declaración unilateral del 27 de octubre- y al resto de su gobierno.

Uno de los hombres más señalados y con más riesgo de ser condenado por varios delitos es precisamente el comisario de policía catalán que declaró ante la Sala Segunda del TS en calidad de testigo, si bien en unas semanas iniciará el juicio en su contra, en este caso en la Audiencia Nacional, donde se sentará en el banquillo de los acusados por varios delitos de desobediencia.

Trapero era la máxima autoridad del cuerpo de la policía autonómica catalana, los Mossos d´Esquadra, que tiene algo más de 16 mil agentes en la región y a los que los tribunales españoles les encomendaron evitar la celebración del referendo, tanto antes del 1 de octubre como durante la jornada electoral.

La Fiscalía General y la Abogacía del Estado interrogaron durante más de diez horas al ex comisario catalán, que respondió con solvencia y seguridad a cada una de las preguntas de los abogados. Y en la mayoría de los casos despejó las dudas sobre la supuesta “inactividad” o “pasividad” de las que se acusa a la policía catalana antes y durante la celebración de la consulta soberanista. De hecho en varias ocasiones insistió en que todas las actuaciones, órdenes y planes se hicieron bajo la supervisión del coronel de la Guardia Civil que fungía como coordinador del operativo, Diego López de los Cobos.

De hecho informó al tribunal que desde el día 25 de octubre, es decir dos días antes de la declaración unilateral de independencia que se dictó en el Parlamento catalán, había un plan estructurado para la detención del presidente Puigdemont y del resto de su gobierno y que ese plan había sido diseñado en coordinación con el gobierno español y con los jueces del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y de la Fiscalía.

Un plan que finalmente no se llevó a cabo, ni siquiera cuando se conoció la huída a Bélgica de Puigdemont, que salió de la frontera norte de Cataluña de madrugada y rumbo a Lyon, donde abordó un avió que le trasladó a Bruselas, donde actualmente reside. El ex comisario reconoció que en las últimas semanas que estuvo al frente del cuerpo policial “no me sentía cómodo”, por la deriva unilateralista del gobierno catalán, que se había empeñado a declarar la secesión de la región al margen de la legalidad española y asumiendo el nuevo marco jurídico que se había aprobado en el Parlamento catalán en las sesiones del 6 y 7 de septiembre del 2017, en las que se aprobaron las leyes de desconexión y de transitoriedad

Últimas noticias