Javier Camarena celebra el poder de la ópera en el público

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Para el tenor mexicano Javier Camarena (Xalapa, 1976), quien ha logrado seis bises en el Metropolitan Opera House (Met) de Nueva York, repetir parte de una ópera le permite constatar el gran poder que la música y el bel canto siguen teniendo en el público.

El cantante ha cautivado al mundo con el aria Ah! Mes amis de La hija del regimiento, ópera de Gaetano Donizetti, que el público en México podrá disfrutar en vivo y en directo hoy a las 11:55 horas en la pantalla gigante del Auditorio Nacional, como parte del programa En vivo desde el Met de Nueva York.

En entrevista con La Jornada, Camarena comparte: ‘‘Lograr este tipo de emoción, de reacción del público es lo que más me llena de satisfacción; constatar que la ópera sigue siendo un arte que emociona, sensibiliza y maravilla a las personas con disposición de escucharla. Eso, para mí, es lo más importante.”

El tenor, quien alcanza unos agudos arriesgados para cualquier intérprete en La hija del regimiento, explica que en esta obra consigue una compenetración absoluta con el personaje y una proyección de las vivencias, los sentimientos y de las emociones del mismo papel.

‘‘Me interesa que la gente, cuando esté en el escenario, no vea a Javier Camarena, sino a Tonio; eso procuro hacer en cada papel, que no vea otra vez al personaje repetido en Los puritanos, de Bellini. Siempre he tratado de convertirme y meterme en la piel de cada personaje que interpreto.”

La hija del..., que hoy concluye funciones en el Met, es una gran puesta en escena que ha dado la vuelta al mundo, coproducida por el Metropolitan, la Ópera de Viena y la Royal Opera House de Londres.

‘‘Es una propuesta dinámica, inteligente y muy vistosa con los personajes bien definidos con una acción que siempre tendrá al público entretenido y divertido”, describe Camarena desde Nueva York.

En esta ópera de Donizetti, el tenor interpreta a Tonio, chico sin miedo que se enfrenta a todo para conseguir el amor de Marie. Este amor incondicional hace que el personaje sea muy querido.

Con ese papel Camarena debutó hace 15 años en el Palacio de Bellas Artes. ‘‘He trabajado –prosigue– con diferentes directores de escena y musicales que me han pulido como artista. Sé que en ese momento en el Palacio de Bellas Artes hice lo mejor que pude con lo que sabía y todos estos años han servido para ganar experiencia y me traen hasta hoy con una serie de funciones maravillosas en el Met de Nueva York.

‘‘Es un papel que disfruto mucho, que el público disfruta conmigo y una gran satisfacción en mi carrera.”

Poesía y música

Camarena considera que la función que hoy se transmite en vivo en el Auditorio Nacional rompe con la idea de que la ópera es para minorías. ‘‘Se tiene la idea de que es un espectáculo elitista para ciertas personas que conocen, y es una idea completamente falsa. La ópera es para todo el que esté enamorado de la música, porque es una de las manifestaciones más hermosas y completas de ese arte.

‘‘Tenemos una propuesta escénica, es una obra teatral; la poesía dentro del texto, la música, muchas de las artes combinadas en una sola obra, entonces pensar que es para determinado público que sabe de la música es falso, es sólo cuestión de probar y creo que en particular La hija del regimiento es una gran oportunidad para todas las personas que quieran ver por primera vez una ópera. Es una obra dinámica y la música es fácil de digerir, con una trama y un libreto divertido.”

Después de su presentación en el Met, Camarena acudirá este domingo en el estadio 3 de Marzo, en Zapopan, Jalisco, donde participará en Plácido en el alma, concierto organizado por el tenor Plácido Domingo a beneficio de las iniciativas sociales que la Fundación Real Madrid desarrolla en zonas marginadas de América Latina. Luego Camarena estará en el Festival Al Busatan, en Beirut, con una obra de Rossini y viajará a París para actuar en Don Pasquale, de Donizetti.

Últimas noticias