Sepultan a niño enviado a Houston tras tragedia en Tlahuelilpan

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Pachuca, Hgo. A ocho días de haber fallecido, fue repatriado el cuerpo del menor Juan Alberto Martínez Sánchez, de 15 años de edad, quien murió en el hospital especializado en personas quemadas Shriners de Galveston, Texas por las quemaduras que sufrió por la explosión de una toma clandestina perforada por huachicoleros en un ducto de Petróleos Mexicanos en la localidad de San Primitivo del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo.

Aunque su muerte se registró el pasado 14 de febrero en Estados Unidos, por los trámites aduanales el cuerpo llegó la tarde del viernes a la localidad de Doxey, municipio de Tlaxcoapan, de donde era originario.

Luego de una emotiva ceremonia religiosa en la parroquia de San Bartolomé Apóstol de Doxey, misa a la que asistió todo el pueblo, se llevó al cabo el entierro en el panteón de la localidad.

La noche del 18 de enero en que se produjo la tragedia, Juan Alberto, quien laboraba como repartidor de cilindros de gas, alentado por las redes sociales, se presentó en el campo de alfalfa donde se produjo la fuga para hacerse de un poco de combustible; pero al llegar se produjo la explosión.

Días después, por iniciativa de la fundación Michou y Mau, fue trasladado al hospital Shriners de Galveston.

A causa de la gravedad de las quemaduras no resistió el tratamiento y murió el pasado 14 de febrero.

A cinco semanas de la tragedia el saldo preliminar es de 132 personas fallecidas por la explosión.

La cifra de heridos hospitalizados es de 12 personas de acuerdo son el último corte informativo del gobierno de Hidalgo.

Hasta el momento cinco personas fueron dadas de alta al presentar mejoría.

Un total de 16 cadáveres de víctimas del estallido han sido identificados y entregados a sus familiares.

Últimas noticias