Pide IMEF enfocar a Pemex como negocio más rentable

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La preocupación de los bancos internacionales y una firma calificadora en torno a la inyección de 107 mil millones de pesos a Petróleos Mexicanos (Pemex) por parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se debe a que la dirección que se le quiere dar a la empresa no es la que le dará mayor rentabilidad, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En conferencia de prensa Fernando López Macari, presidente de ese organismo, indicó que si la política va a ser que Pemex se convierta en una empresa productiva del Estado, entonces no solo es necesario que el gobierno le inyecte capital y disminuya su carga fiscal, sino que tendrá también que ser muy cuidadoso con sus gastos e invertir en proyectos que generen rentabilidad.

Abundó que solo de esa manera los inversionistas y calificadoras tendrán certeza de que se les pagará adeudos e indicó que si se desea que funcione más como una empresa productiva del Estado y en este sentido invierta en proyectos que no necesariamente se consideran rentables financieramente —al referirse a las construcciones de refinerías—, entonces se tiene que ofrecer un nuevo plan que brinde confianza en que Pemex tendrá capacidad de repago de su deuda a sus acreedores.

Señaló que Pemex es una empresa grande y compleja, la cual estuvo bajo una carga impositiva pesada que no le ha permitido invertir adecuadamente para poder crecer de manera sana.

En ese sentido, añadió que la pasada administración hizo cambios para hacer más parecido su funcionamiento a una empresa privada que a una pública sin el apoyo explícito del gobierno.

Mario Correa Martínez, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, puntualizó que en las últimas semanas los bancos internacionales y una firma calificadora mostraron preocupación por la petrolera por la dirección que se le quiere dar a la empresa no le va a dar mayor productividad y rentabilidad.

Recordó que tiene muchos pasivos y una deuda de 96 millones de dólares, por lo que debe enfocarse en el negocio más rentable, es decir, la extracción y producción del crudo. Comentó que también hay preocupación por la posible desaparición o debilitamiento del gobierno corporativo de Pemex.

Destacó que la importancia de Pemex radica en que el estado de la empresa está estrechamente ligado con las finanzas del gobierno.

En ese sentido, expresó que la calificación de deuda soberana de México siempre está en riesgo porque es un proceso de evaluación que hacen las agencias calificadoras y depende de los planes y señales que manda el gobierno.

“Lo que están viendo ahorita es la dirección de la empresa, que al parecer no es la apropiada para mantener ese grado de inversión”, dijo.

Resaltó que una baja en la calificación no va a ocurrir de la noche a la mañana, pues las calificadoras están viendo cómo van a evolucionar las cosas y con eso se irán revalidando las calificaciones.

Comentó que si ven que se empiezan a debilitar las finanzas públicas o que los ingresos no crecen conforme se esperan, podría ser una de las razones para que las calificadoras pudieran poner perspectiva negativa a la deuda del gobierno mexicano y advirtió que en un año o dos podría venir la baja en la calificación.

Por otra parte, el IMEF indicó que por el conflicto laboral en las maquiladoras de Matamoros, el desabasto de gasolinas y los bloqueos de las vías ferroviarias en Michoacán se han perdido entre un 0.30 y 0.40 puntos porcentuales del PIB anual, que equivalen a 3 mil millones de dólares.

Recordó que México observa señales de desaceleración salvo en el consumo privado, mientras que la producción industrial lleva tres meses consecutivos observando tasas mensuales negativas.

Específicamente, sobre el conflicto de la industria de maquilladoras, el presiente del IMEF manifestó su preocupación, pues si bien no ven mal los estímulos que permiten duplicar el salario mínimo en la frontera, dijo que las medidas no no deben de ir contra la viabilidad financiera de las empresas, ya que ese tipo de industria puede marcharse sin preocupación.

Macari también puso de manifestó que es necesario que el gobierno genere confianza entre inversionistas es impostergable, pues medidas como controlar los precios de las medicinas, eliminar los precios de las comisiones bancarias, modificar régimen de las afores para invertir en infraestructura y la cancelación de subastas en el sector energético, no han brindado un ambiente propicio para la inversión privada interna ni externa.

Aunque celebró la creación del Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, pero subrayó que debe actuar de manera congruente para que se logren lo objetivos de inversión.

Sobre el conflicto que vive el comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el presidente Andrés Manuel López Obrador, Macari comentó que cualquier enfrentamiento afecta la toma de decisiones en estos organismos y genera incertidumbre en los actores de ese mercado en particular, por lo que llamó al diálogo entre ambas partes para discutir lo que se puede rescatar de la reforma energética.

Últimas noticias