Zacatecas: servidor defiende presa y acueducto pese a críticas locales

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Zacatecas, Zac. Benjamín de León Mojarro, titular de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (Jiapaz), defendió la construcción de la presa y acueducto Milpillas, en el municipio de Jiménez del Teúl, para abastecer de agua a la zona conurbada de las ciudades de Fresnillo-Calera-Zacatecas y Guadalupe.      

Ello en contraposición a la exigencia de campesinos y ganaderos de Jiménez del Teúl, quienes se oponen a la construcción de esa presa y un acueducto de 167 kilómetros pues, argumentan, que el agua servirá no solo para dotar de agua a la población, sino a una empresa cervecera y tres compañías mineras.

Pero el funcionario estatal (anterior delegado federal de la Conagua en Zacatecas), afirma que el proyecto Milpillas “se constituye como la única alternativa ante el permanente abatimiento de los acuíferos en el estado”.

A través de un pronunciamiento escrito, hecho llegar a los medios de comunicación desde el gobierno estatal que encabeza Alejandro Tello Cristerna —para contrarrestar la postura de opositores al proyecto—, el funcionario advirtió que el agua de la cuenca del río Atenco en Jiménez del Teúl, debe ser aprovechada por los zacatecanos, ya que “puede ser solicitada por Nayarit o incluso por la Comisión Federal de Electricidad para generar energía en Aguamilpa”.

De hecho el pasado 18 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en gira de trabajo por Zacatecas, que el gobierno federal asignará 500 millones de pesos para el inicio de la construcción de la presa Milpillas. Pero conocedor de las protestas sociales contra el proyecto, advirtió el mandatario mexicano, deberá realizarse una consulta, “y si la gente no quiere la presa, ésta no se construirá”.

En este contexto, Benjamín de León Mojarro (hermano de Pedro de León Mojarro, ex coordinador en Zacatecas de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto), argumentó que la presa Milpillas “dará más agua y de mayor calidad a los hogares del corredor urbano Fresnillo-Calera-Zacatecas-Guadalupe”, donde viven en conjunto, más de medio millón de personas.

Sobre el abatimiento de los mantos acuíferos en ésta región, donde también se ubica la Cervecería del Grupo Modelo y tres minas de Grupo Peñoles: Fresnillo PLC, El Saucito y Francisco I. Madero, entre otras empresas que tienen importantes requerimientos de agua para sus procesos industriales, Benjamín de León Mojarro confirmó que la presa Milpillas es necesaria, porque los mantos freáticos están disminuyendo en forma preocupante.

“Debido a esta disminución, la Jiapaz tiene que operar 60 pozos, más que otros organismos similares del país, lo que implica altos costos de electricidad”, para extraer del subsuelo el agua.

Pero además de ir en aumento el número de pozos perforados “la profundidad promedio de las perforaciones pasó de 250 a 450 metros en 40 años, lo que implica obtener agua con mayores concentraciones de sales”.

Asimismo el director de la Jiapaz puso como “ejemplos” a las ciudades de Guadalajara, Monterrey y San Luis Potosí, cuyas autoridades locales “han recurrido al agua superficial ante el abatimiento de las fuentes subterráneas, con los beneficios que aporta tener un sistema combinado. Milpillas permitiría tener más agua y un suministro más frecuente, de mayor calidad, reduciendo el deterioro de la infraestructura”.

Últimas noticias