Marcada caída de la inversión en noviembre pasado: Inegi

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La inversión en maquinaria, equipo e industria de la construcción tuvo una marcada caída en noviembre pasado, último mes de la administración del ex presidente Enrique Peña Nieto, hasta registrar niveles no vistos desde abril de 2017, de acuerdo con datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El indicador de inversión fija bruta (IFB), que refleja la dinámica de crecimiento de la economía, registró en noviembre anterior una contracción de 3.1 por ciento en comparación con el mes previo y una caída de 2.1 por ciento respecto del mismo mes de 2017, en ambos casos en cifras ajustadas por estacionalidad –que permiten una comparación entre periodos iguales de días trabajados.

La contracción de la IFB de noviembre ocurrió después de que en octubre tuvo un repunte de 3.4 por ciento mensual, estableció la información del Inegi.

La inversión en maquinaria y equipo tuvo en el penúltimo mes del año pasado una caída mensual de 3.8 por ciento y de 1.7 por ciento en su comparación anual, también con cifras desestacionalizadas. Mientras tanto, la construcción reportó una contracción mensual de 1.8 y anual de 2.5 por ciento, añadió el Inegi.

Con la marcada caída de la inversión fija bruta en noviembre de 2018 no sólo se acentuó su tendencia decreciente, sino alcanzó niveles no vistos desde abril de 2017, comentó Julio A. Santaella, presidente del Inegi.

La evolución de la IFB es consistente con una desaceleración significativa de la inversión al cierre de 2018 ante mayores presiones en mercados financieros, incluido el desempeño del peso mexicano y las tasas de interés de largo plazo, así como una mayor incertidumbre local, explicaron Juan Carlos Alderete y Francisco Flores, analistas de Banorte.

Panorama retador

La evidencia anecdótica sugiere que el panorama para la inversión hacia adelante sigue siendo retador ante mayores precios de materias primas, particularmente en la construcción, así como por menores niveles de confianza empresarial en cuanto al momento adecuado para invertir, apuntaron. Sin embargo, esto podría estar parcialmente compensado por la reciente apreciación del peso y la disminución de su volatilidad, debido a que el tipo de cambio ha llegado a niveles no vistos desde octubre pasado, subrayaron.

El dato de noviembre apunta a una mayor debilidad de la inversión en los meses próximos, de acuerdo con los analistas de Banorte. En ese sentido, mantuvieron la expectativa de que el panorama para la inversión continúa siendo desfavorable.

Ello, debido a que las perspectivas de crecimiento, tanto globales como locales, se han revisado a la baja en semanas recientes. Además, el sector manufacturero parece presentar un desempeño más débil en comparación con los servicios, comportamiento que es probable que persista durante los próximos meses ante afectaciones en las cadenas de suministro, debido a los bloqueos en vías férreas desde mediados de enero y el retraso en la distribución de combustibles durante el primer mes del año, apuntaron.

Adicionalmente, plantearon, es altamente probable que ante la entrada de una nueva administración federal la inversión en proyectos de ingeniería civil se desacelere significativamente en comparación con el año anterior, considerando que en dicho periodo estuvo sesgado al alza el año en anticipación del ciclo electoral.

A pesar de una ligera recuperación de la confianza empresarial en enero anterior, los niveles absolutos permanecen relativamente bajos, particularmente en comparación con el optimismo mostrado por los consumidores.

Últimas noticias