Reforzará la CDHDF vigilancia en estaciones del Metro

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Ante los intentos de secuestro que se registran en las instalaciones e inmediaciones de las estaciones del Metro se requiere no sólo reforzar la presencia de policías, sino la vigilancia ciudadana e impulsar la denuncia de las víctimas para que las autoridades actúen, afirmó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Nashieli Ramírez.

En la presentación de la agenda ciudadana 2019, Constitución de la Ciudad de México, consideró que las cinco Células Especiales para Delitos Cometidos en Inmediaciones del Sistema de Transporte Colectivo está bien.

Se trata, dijo, de que las víctimas denuncien, en “lugar de decir ya pasó o no ir a un proceso burocrático, donde llegando me digan que fue por qué llevaba falda”; se abran carpetas de investigación y se castigue a los involucrados, porque “hemos naturalizado la agresión”.

La CDHDF no ha recibido ninguna queja al respecto, pero la Procuraduría capitalina tiene 10 averiguaciones abiertas y esperan notificaciones de otras 84 más que, supuestamente, estaban denunciando, lo cual favorecerá el registro de casos e inicio de averiguaciones.

Así como un castigo para los involucrados, porque “hemos naturalizado la agresión, los gritos, cuando está de por medio este modus operandi de cálmate mi amor, y asumimos que es un asunto privado y permisible, lo cual no es así”, argumentó.

Las estrategias impulsadas por las autoridades capitalinas visibilizan exactamente el ir en contra de esta parte cultural, pues la violencia comunitaria en transporte público es muy alta, superior al índice nacional, pero se menospreciaban los casos de acoso o agresión.

El personal del Metro, policías de Proximidad o de primer contacto no hacían caso a los llamados de las mujeres y, en lugar de promover o levantar las denuncias, las desactivaban, aunque tampoco se tiene alguna queja en contra de éstos, por su inoperancia, comentó.

La iniciativa de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de colocarse una cinta morada en la muñeca derecha, en símbolo de ayuda a mujeres que se sientan en peligro, es buena, pero deben cuidar el protocolo, para evitar que cualquiera la use con otros fines.

Consideró que, la mejor estrategia contra la violencia hacia las mujeres es ser menos permisible y obligar a los policías y ministerios públicos a abrir una carpeta de investigación y actuar contra el o los involucrados.

Por otra, señaló que está a la espera de que la Secretaría de Seguridad Ciudadana les informe el tipo de protocolo a utilizar durante la puesta en marcha del Plan de Seguridad en el Transporte, donde se debe respetar el derecho a la intimidad de las personas.

Últimas noticias