No tipificar el feminicidio es tan grave como la mutilación genital: CNDH

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

La falta de parámetros unificados en México para determinar que la muerte violenta de mujeres está motivada por razones de género, es igual de grave que la mutilación parcial o total de los genitales femeninos que se realiza en países de África y del Medio Oriente, enfatizó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Subrayó que cuando las autoridades no consideran que los asesinatos contra ellas tienen un trasfondo de género, se impide que tales delitos sean investigados como feminicidios, y su clasificación varía de acuerdo a la forma en que está tipificado en cada entidad federativa.

Una investigación realizada por el organismo nacional da cuenta de la alarmante realidad de la violencia feminicida en el país. En 2016, se reportaron mil 662 homicidios de mujeres y niñas, y sólo 3.30 por ciento (84 casos) se reportó como feminicidios, 69.43 por ciento fue clasificado como homicidio culposo y 25.61 como homicidio doloso. El diagnóstico advierte que la impunidad es el principal obstáculo que impide a las mujeres acceder a la justicia en los territorios identificados con violencia feminicida.

Con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina –6 de febrero—, la CNDH alertó que aunque esa práctica es ajena a México, la sociedad no puede ser indiferente, pues "está directamente relacionada con la violencia y discriminación contra las mujeres y deplorables fenómenos como la misoginia y machismo, ante los que debe alzarse la voz para empoderarlas y fortalecer sus derechos fundamentales".

Convocó a hacer conciencia y garantizar los derechos de la mujer al libre desarrollo de la personalidad, a decidir sobre su propio cuerpo y el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos para contrarrestar y abatir la violencia de género.

La CNDH enfatizó que la mutilación genital femenina constituye una forma extrema de discriminación contra la mujer, la cual lesiona derechos como la integridad física, la salud, la seguridad, a no sufrir tortura o tratos crueles, e incluso puede provocar la muerte.

Recordó que la Asamblea General de las Naciones Unidas, a través de su resolución A/RES/67/146, aprobada el 20 de diciembre de 2012, alentó a los Estados a tomar medidas en favor de su eliminación, tales como el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la promoción de actividades de concientización y educación y formular políticas y reglamentos para asegurar la aplicación efectiva de los marcos legislativos nacionales sobre la eliminación de la discriminación y la violencia contra las mujeres.

"Se debe erradicar esa práctica en todo el mundo, así como cualquier otra que afecte los derechos de las mujeres, mediante la eliminación de los factores socioculturales que la propician como modelos culturales de femineidad y recato, o su fundamentación en cuestiones religiosas".

Exhortó a las instituciones, organizaciones de la sociedad civil y población en general a reflexionar sobre las medidas que pueden ser adoptadas por cada persona para terminar con la violencia hacia las mujeres, en especial todos aquellos usos y costumbres que impiden el libre ejercicio de los derechos de este sector.

Últimas noticias