Militares clausuran tomas clandestinas en Hidalgo y Guanajuato

Un helicóptero artillado del Ejército recorre los ductos y refinerías de México para localizar tomas clandestinas donde ladrones roban gasolina que después revenden, un fenómeno que se conoce como "huachicoleo".
En un vuelo rutinario, la aeronave vigila los ductos que llevan combustible al centro de distribución en la alcaldía de Azcapotzalco, en el norte de Ciudad de México, y a la refinería de Tula, en el estado de Hidalgo. Foto Afp/ Pedro Pardo
En un vuelo rutinario, la aeronave vigila los ductos que llevan combustible al centro de distribución en la alcaldía de Azcapotzalco, en el norte de Ciudad de México, y a la refinería de Tula, en el estado de Hidalgo. Foto Afp/ Pedro Pardo

En un vuelo rutinario, la aeronave vigila los ductos que llevan combustible al centro de distribución en la alcaldía de Azcapotzalco, en el norte de Ciudad de México, y a la refinería de Tula, en el estado de Hidalgo. Foto Afp/ Pedro Pardo
En un vuelo rutinario, la aeronave vigila los ductos que llevan combustible al centro de distribución en la alcaldía de Azcapotzalco, en el norte de Ciudad de México, y a la refinería de Tula, en el estado de Hidalgo. Foto Afp/ Pedro Pardo

Hasta octubre del año pasado se localizaron en Hidalgo mil 726 tomas clandestinas, una cifra solo superada por las mil 815 del estado de Puebla, según datos de Pemex. En la imagen, policías federales resguardan una toma clandestina en Guanajuato. Foto Afp/ Pedro Pardo
Hasta octubre del año pasado se localizaron en Hidalgo mil 726 tomas clandestinas, una cifra solo superada por las mil 815 del estado de Puebla, según datos de Pemex. En la imagen, policías federales resguardan una toma clandestina en Guanajuato. Foto Afp/ Pedro Pardo

Desde el aire se coordinan con elementos en tierra que permitan identificar una toma clandestina y, a su vez, evitar riesgos para la población. En la imagen, la refinería de Azcapotzalco. Foto Afp/ Pedro Pardo
Desde el aire se coordinan con elementos en tierra que permitan identificar una toma clandestina y, a su vez, evitar riesgos para la población. En la imagen, la refinería de Azcapotzalco. Foto Afp/ Pedro Pardo

Además de vigilar por aire los ductos y refinerías, los elementos del ejército y la marina hacen recorridos en tierra y tienen el control de la seguridad en varias refinerías del país. Foto Afp/ Pedro Pardo
Además de vigilar por aire los ductos y refinerías, los elementos del ejército y la marina hacen recorridos en tierra y tienen el control de la seguridad en varias refinerías del país. Foto Afp/ Pedro Pardo

En Tulancingo, Hidalgo, otra cuadrilla del Ejército apoya en las labores de clausura de entre 4 y 6 tomas clandestinas diariamente. Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel
En Tulancingo, Hidalgo, otra cuadrilla del Ejército apoya en las labores de clausura de entre 4 y 6 tomas clandestinas diariamente. Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel

Los efectivos que recorren la zona reconocen que hasta el momento no han sufrido agresiones por parte de grupos delictivos, sin embargo, si han existido roces con la población. Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel
Los efectivos que recorren la zona reconocen que hasta el momento no han sufrido agresiones por parte de grupos delictivos, sin embargo, si han existido roces con la población. Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel

Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel
Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel

Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel
Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel

Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel
Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel

Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel
Foto Cuartoscuro/ Isaac Esquivel