El INAH, lejos de resolver situación laboral del ENAH

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Profesores de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) reiteraron que el conflicto y la incertidumbre que prevalecen en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) están lejos de resolverse, pues sólo “hay simulaciones” para regularizar su situación laboral.

A unos días de reunirse con diversos funcionarios, entre ellos, Diego Prieto Hernández, titular de ese instituto, representantes de la Asamblea General de la ENAH —quienes pidieron anonimato— revelaron a La Jornada algunos temas indispensables que incluyen en sus mesas resolutivas.

“Esta asamblea surgió un día después del ataque ocurrido en septiembre de 2018 contra estudiantes del CCH Azcapotzalco. Después de una reunión nos dimos cuenta que la ENAH sufre varios problemas de presupuesto, de infraestructura, laborales (de trabajadores y profesores)”, explicó vía telefónica uno de los maestros.

“No puede haber un proceso educativo óptimo —añadió— bajo esas condiciones. Entonces hicimos un pliego petitorio que incluía modificar el Reglamento General Académico de la ENAH; mejorar las condiciones laborales para los profesores de asignatura; añadir protocolos contra la violencia general y específica de género; revisar el plan de estudios, y cambiar la Ley Orgánica del INAH.”

Tras un paro de labores (en ese instituto) que duró 29 días, de septiembre a octubre de 2018, la Asamblea General de la ENAH integró siete mesas de trabajo, las cuales giran en torno a esas demandas y al actual recorte de personal que presta sus servicios bajo la modalidad del Capítulo 3000 (por honorarios).

“En lugar de aminorar los problemas, desde entonces aumentaron. El semestre inicia el próximo 11 de febrero y la situación de los profesores de asignatura es más crítica que antes. Algunos tienen pagos retenidos desde el año pasado.”

El representante de la mesa de vinculación y dignidad docente explicó que entre sus principales demandas destaca reconocer la antigüedad y mejorar el salario de los profesores de asignatura.

“En lugar de darnos nombramientos, las autoridades del INAH nos brindan contratos de seis meses, con cero aumento salarial, cuando se comprometieron a elevar el 30 por ciento de ingresos netos.

“Por materia, un profesor de asignatura (de licenciatura o de posgrado) gana 650 pesos quincenales pero por reglamento interno sólo tenemos derecho a impartir tres materias por semestre. El sueldo, bajo ese esquema, sería de mil 950 pesos quincenales.

“Las prestaciones para nosotros son muy elementales. Un investigador de base tiene casi 50 prestaciones de ley, gastos médicos mayores y gana de 20 a 60 mil pesos mensuales.

“Las contrataciones son muy irregulares: no reconocen la antigüedad. En la ENAH somos casi 400 profesores de asignatura y hay entre 80 y 100 de base o de tiempo completo. También hay trabajadores de confianza, de bandos medios, eventuales, a quienes se les contrataba por seis meses y ahora se les otorgará contrato sólo por dos.”

La representante del rubro de presupuesto refirió que es primordial aumentar sustancialmente el presupuesto asignado a la ENAH, descentralizar el diseño de su proyecto presupuestal y transparentar su ejercicio.

“Son las principales peticiones, aunque tenemos un anexo de aproximadamente 69 demandas particulares, entre ellas, el mantenimiento general a las instalaciones, atender los requerimientos de protección civil, debido a que nuestra escuela resultó afectada luego del sismo del año pasado, y tener comedor, bebederos, un médico general de base y un botiquín.”

Durante su intervención, la representante de la mesa de violencia de género expresó su preocupación por implementar un protocolo para atender casos de violencia sexual, física y psicológica contra las mujeres.

“Existía un protocolo en 2015 pero nunca fue ratificado por el INAH, además era insuficiente. Entonces propusimos que las maestras, las estudiantes y las trabajadoras lo creáramos. Ahora está en curso.”

Las involucradas exigen la destitución de Jorge Andrade Galindo, encargado del departamento de defensoría de los derechos de la comunidad de la ENAH, debido a su presunta “incompetencia y omisión” en diferentes casos de esa índole.

“Se han presentado varias denuncias por delito de violación, pero no se les dio seguimiento y pese a que el departamento lleva tres años operando, el responsable del mismo sólo amonestó verbalmente a los acosadores: Por favor ya no hagan esto (decía) y ya.

“Al solicitar la destitución de Andrade Galindo nos dijeron que no era posible porque no había pruebas suficientes. Aparentemente una abogada lo iba a sustituir pero ésta fue despedida y Jorge Andrade sigue en su puesto.”

El representante de la mesa de violencia en general añadió que la ENAH tenía una guardería llamada La pájara pinta, la cual cerró hace tres años supuestamente por cuestiones de protección civil y aunque las autoridades prometieron convenios con otras guarderías aledañas a la zona “se le dio carpetazo”.

Analizar la legislación que atañe al INAH es el eje de la mesa de leyes. Al respecto, su representante dijo que la principal demanda es un cambio en la Ley Orgánica del INAH.

“Actualmente esa ley no cuenta con un reglamento, ya que ésta se encuentra en la consejería de presidencia, donde está congelada desde 2018. Nosotros pedimos que se reconozca a la ENAH como institución de educación superior y no como unidad administrativa, como aparece en el código actual que no ha sido aprobado.”

El código académico general de la ENAH data de 1993. Sin embargo, el encargado de la mesa de reglamento refirió que las autoridades lo impusieron en periodo vacacional, a espaldas de la comunidad por lo que “no tiene legitimidad alguna” y ha generado varios conflictos. “Pedimos un cambio sustancial de los artículos y su democratización.”

Cuicuilco es el último apartado de las mesas resolutivas. Los maestros indicaron que se trata de un megaproyecto presidido por Grupo Inbursa, ubicado detrás de la zona arqueológica de Cuiculco, donde se prevé la construcción de un acuario.

“Pedimos transparencia en ese proyecto. Sabemos de su existencia por notas periodísticas y conocemos que hay un convenio entre la delegación Tlalpan y la ENAH. Finalmente hay una serie de arbitrariedades en el INAH por lo que pedimos que todo sea regularizado.

“Seguimos alzando la voz y por eso acudimos a la reunión del jueves pasado con otros compañeros que dependen de la Secretaría de Cultura. La idea siempre será sumar esfuerzos.”

La Asamblea General de la ENAH se manifestará este domingo a las 11 horas, en el Museo Nacional de Antropología, mientras que tendrá una reunión con Diego Prieto y otros representantes del INAH el martes 5 de febrero, en las oficinas de la ENAH (Periférico Sur y Zapote, Colonia Isidro Fabela, Tlalpan), con horario aún por definir.

Últimas noticias