El Museo de Cabildos será un verdadero ágora: Suárez del Real

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Viernes 1º de febrero de 2019, Ciudad de México. Desde que el Museo de Cabildos, ubicado en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento de Ciudad de México (CDMX), abrió al público el 5 de diciembre, ha recibido alrededor de 6 mil 500 visitantes.

Se trata de una respuesta bastante favorable, dice Alfonso Suárez del Real, secretario de Cultura capitalino, instancia de la que depende el recinto; anuncia que en “tres meses máximo” se abrirá en el segundo nivel del edificio un espacio adicional: “vamos a hacer un verdadero ágora”, adelanta el funcionario en entrevista con La Jornada.

Añade que el Museo de Cabildos fue creado en la administración pasada, pero ahora tiene un discurso museográfico modificado. Es “una plaza pública que nos relata los movimientos urbanos populares, desde los sismos de 1985 hasta la incidencia de estos movimientos en la reforma política del Distrito Federal, la elección de su primer jefe de gobierno en 1997, de los primeros delegados y jefe de gobierno del sexenio en 2000, la reforma política de 2015-2016, la Constitución de la ciudad, para concluir el discurso museográfico con el movimiento del 19S. Empezamos con el poema Brigadistas (1985), de José Emilio Pacheco, y concluimos con El puño en alto (2017), de Juan Villoro”.

El secretario de Cultura de Ciudad de México expresa que la ampliación será un espacio “más o menos similar al que tenemos en Cabildos, con la diferencia de que ofrecerá un recorrido histórico mucho más contemporáneo en el cual el actor fundamental será el pueblo, no tanto los liderazgos que surgieron en el momento, sino el movimiento popular que reconstruyó la ciudad, el que luego nos apoyó a que recuperáramos los derechos políticos plenos, que nos permitió tener una Constitución y, nuevamente en 2017, nos enseñó que la solidaridad sigue viva, fortalecida y vigente”.

Jenny de Jesús Díaz, responsable del Museo de Cabildos, explica que las áreas en cuestión –la planta baja y el primer piso– se abrieron por primera vez en 2006; sin embargo, en 2013 se suspendió el servicio y el salón de Cabildos quedó como un lugar de protocolo para actos como la entrega de las llaves de la ciudad.

La determinación de la nueva administración de reabrirlo es para que el público se apropie de su memoria histórica y conozca su patrimonio, ya que se ubica dentro del Centro Histórico declarado patrimonio de la humanidad.

Arte y decoración

La “joya” del museo es precisamente el salón de Cabildos, con acceso por una sala introductoria que habla del origen de los ayuntamientos de Veracruz, Coyoacán y Ciudad de México. Su decoración actual –tuvo varias a lo largo del tiempo– se remonta al Porfiriato, en particular, a las celebraciones del centenario de la Independencia de México, y estuvo a cargo del escultor Gabriel Guerra (1847-1893).

Retratos de Miguel de Hidalgo, Morelos y Vicente Guerrero, de Tiburcio Sánchez, presiden el salón. Otro, de Francisco Primo de Verdad y Ramos, precursor de la Independencia, fue pintado por Guillermo Alegre en 1984.

La sillería de respaldo alto es la más antigua, sin embargo, a principios del siglo XX se fabricó una sillería de respaldo más bajo aunque con el mismo diseño. El busto de Benito Juárez es decimonónico, así como el escritorio.

Corona el salón el plafón pintado en 1893 por el michoacano Félix Parra (1845-1919). “Parece una línea del tiempo, que va desde la Conquista hasta el contexto del Porfiriato”, apunta Jenny de Jesús Díaz. Hay quienes lo ven como una alegoría de Ciudad de México, otros como una de la patria.

Siguen tres salas con retratos de los 61 virreyes –originalmente colgaban en el salón de Cabildos– que tuvo la Nueva España, además de otro de Hernán Cortés, iniciador del ayuntamiento, que resumen una historia de tres siglos. De acuerdo con planos encontrados, una de las salas fue un oratorio, ya que el edificio tuvo su capilla, sus cárceles, además de que fue alhóndiga, carnicería mayor y sede del archivo municipal, señala la entrevistada.

Exposiciones temporales

Para la apertura del Museo de Cabildos se organizaron dos exposiciones temporales, una en el patio del antiguo Palacio del Ayuntamiento de nueve grandes reproducciones fotográficas de personalidades que han visitado el recinto o momentos históricos. En una de junio de 2004, Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe de Gobierno, entrega el reconocimiento Ciudad de México al escritor Carlos Monsiváis. En marzo próximo se inaugurará una muestra fotográfica del Zócalo cuando tenía jardines.

La segunda exposición, montada en el primer piso, se llama El imaginario de la ciudad desde el Cabildo, que recrea la ciudad vista desde este palacio. Consta de dos cuadros monumentales, el óleo México capital de la Nueva España en la Época de Sor Juana Inés de la Cruz (1963-1964), de Prometeo Barragán, y Zócalo de la Ciudad de México con el Parián (1964), óleo de la autoría de Gerardo Cantú y Rogelio Naranjo. También hay 15 grabados de Casimiro Castro y Pedro Gualdi, así como un facsímil del acta de cabildo más antiguo fechado el 8 de marzo de 1524.

Últimas noticias