Entorno actual, con riesgos de mediano y largo plazos: BdeM

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El Banco de México (BdeM) consideró que el entorno actual presenta importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y la formación de precios en la economía.

Al presentar su Programa Monetario 2019, el instituto central destacó que es importante que se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas, reforzando la transparencia y la rendición de cuentas.

Para 2019 se prevé que la economía mexicana seguirá enfrentando un panorama complejo. En el plano internacional se han venido revisando a la baja las previsiones para el crecimiento de la economía global y se anticipa que persistan los riesgos de un escalamiento de las disputas comerciales y de un menor apetito por riesgo en los mercados financieras globales.

Se prevé que continúen aquellos de naturaleza política y geopolítica. En cuanto a los riesgos asociados de manera más directa con la economía nacional, destaca que si bien el acuerdo comercial alcanzado con Estados Unidos y Canadá ha reducido uno de los factores de riesgo, aún está pendiente su ratificación.

Aunado a lo anterior, prevalecen elementos de incertidumbre interna sobre la efectividad de las políticas públicas para dinamizar a la inversión, incrementar la productividad y propiciar mayor crecimiento.

Recordó que durante buena parte del último trimestre de 2018 los mercados financieros nacionales mostraron alta volatilidad, especialmente asociada a elementos de incertidumbre interna, que propiciaron una depreciación del tipo de cambio y un aumento en las tasas de interés de largo plazo y en las primas de riesgo en general. Inclusive, un par de agencias calificadoras cambiaron la perspectiva de la calificación soberana de estable a negativa.

Entre los factores que propiciaron el ajuste en los mercados destaca por su importancia el anuncio de la nueva administración de su intención de cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y la incertidumbre asociada a algunas iniciativas legislativas y al futuro de Pemex.

Sin embargo, hacia finales del año y principios de 2019 mejoró el desempeño de los mercados nacionales, incluido el cambiario. Esto, una vez que se dio a conocer el Paquete Económico para 2019 presentado, el cual considera un escenario macroeconómico prudente para la economía nacional.

A ello también han contribuido de manera significativa algunos acontecimientos recientes en el ámbito externo, en el sentido que se ha venido consolidando la expectativa de menores incrementos en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, lo que ha dado lugar a una reciente depreciación del dólar frente a una canasta amplia de divisas y a menores presiones sobre las condiciones de financiamiento en las economías emergentes.

En cuanto a la actividad económica en México, se estima que para 2018 en su conjunto esta haya mostrado un ritmo de crecimiento similar al registrado el año previo, si bien con una evolución heterogénea a lo largo del año y mostrando cierta desaceleración hacia finales del mismo.

Por otro lado, la economía mexicana también se ha visto afectada considerablemente por la incertidumbre sobre el futuro de la relación comercial con Estados Unidos y Canadá, así como por el proceso de normalización de la política monetaria de la Reserva Federal y sus repercusiones sobre los mercados financieros internacionales y, en particular, sobre las economías emergentes.

En este contexto, los flujos de recursos financieros provenientes del exterior han disminuido significativamente, al pasar de 4.1 por ciento del PIB en promedio en 2013 y 2014 a 1.3 por ciento en promedio entre 2015 y el tercer trimestre de 2018.

La respuesta de política macroeconómica consistió en mejorar la postura de finanzas públicas y restringir la postura de política monetaria. En cuanto a la política fiscal, esta ha implicado una menor absorción de recursos financieros por parte del sector público, liberando recursos para el sector privado.

Últimas noticias