Denuncia el diario vasco Gara asfixia financiera por deuda de Egin

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

España. El diario vasco Gara denunció la asfixia financiera a la que está siendo sometido desde hace tres lustros a raíz de una sentencia judicial firmada por el ex juez Baltasar Garzón, inhabilitado por prevaricación para el cargo desde el 2010, y en la que endosó al periódico vasco la deuda con la Seguridad Social del rotativo Egin, que cerró por orden del mismo ex magistrado. En una llamada a la solidaridad, el director Iñaki Soto informó de una campaña para recaudar fondos tanto en la sociedad civil como en instituciones públicas vascas para pagar los tres millones de euros de deuda que tendrán que afrontar en los próximos años y de los cuales deberán abonar medio millón cada semestre.

El diario Gara, uno de los tres periódicos de referencia en el País Vasco y el segundo en ventas e influencia en la provincia de Guipúzcoa, nació de forma traumática en enero de 1999. Seis meses antes, en julio de 1998, el ex juez Garzón había ordenado el cierre del periódico Egin, así como de otros medios de comunicación, como el periódico Egunkaria y la revista Ardi Beltza, en virtud de un macrosumario que había ideado para encarcelar e ilegalizar al conjunto de la izquierda abertzale, que consideraba afín a la organización separatista ETA.

El sumario conocido como el “18/98”, instruido por Garzón cuando era juez de la Audiencia Nacional, ordenó la detención de más de cincuenta personas, el cierre de decenas de empresas y el procesamiento por supuestos delitos vinculados a actividades terroristas de decenas de personas, incluidos periodistas, empresarios de medios de comunicación y líderes políticos. Entre las medidas del proceso se incluyó un apartado en el que se exigía al entonces nuevo diario vasco Gara que tenía la obligación de heredar la deuda impagada -por el cierre abrupto ordenado por el propio juez- de la deuda con la Seguridad Social y que ascendía a algo más de cuatro millones 700 mil euros. El argumento “jurídico” fuer que había una evidente “sucesión ideológica de empresas”.

A pesar de que una buena parte de ese sumario fue anulado o matizado por el Tribunal Supremo español, en una sentencia emitida en el 2007, el apartado que se refería a la deuda del diario Gara con la Seguridad Social española quedó intacta. Así que, tras varios meses de negociaciones y ante las reiteradas amenazas de cierre de la empresa informativa, finalmente llegaron a un acuerdo, en virtud del cual el diario vasco se comprometió a pagar medio millón de euros cada semestre hasta abonar los poco más de tres millones de adeudo.

“Es un expolio y un ataque a la libertad de prensa”, denunció el director del periódico, Iñaki Soto, quien estuvo acompañado de l presidente del Consejo de Administración de Euskal Komunikabideen Hedapenerako Elkartea (EKHE), Juanpe Plaza, la primera directora de GARA y consejera de EKHE, Mertxe Aizpurua, la responsable de la sección de Euskal Herria, Iraia Oiarzabal, y el administrador de la empresa Baigorri Argitaletxea –editora del diario–, Rubén Andrés.

“Pese al golpe, nuestra idea es seguir influyendo en el debate público, formando personas críticas y ejerciendo el control del poder”, advirtió Soto , tras añadir que “vamos a seguir peleando por ofrecer (a lectores y lectoras) un periodismo político, independiente y profesional para mirar al futuro desde un firme punto de partida: Creemos en nosotros y en nosotras mismas”. Pues afirmó que heredar la deuda de Egin es algo "absolutamente injusto", puesto que la Justicia "lo cerró ilegalmente, encarceló a sus responsables durante una barbaridad de tiempo en condiciones terribles, luego arruinó su patrimonio y decidió venir a por nosotros”

Últimas noticias