Definirán esta semana destino de El Chapo

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Nueva York. Once semanas, 36 audiencias y unos 57 testigos después, el juicio de Joaquín El Chapo Guzmán Loera entró en su fase final con el inicio de argumentos finales de la fiscalía y la defensa este miércoles y jueves y culminará con la entrega del destino del acusado a las manos del jurado.

Después de sólo 30 minutos, el abogado Jeffrey Lichtman, uno de los tres integrantes del equipo del Chapo, declaró este martes “la defensa descansa”. La defensa citó a un sólo testigo en su turno para presentar su caso -un agente especial del FBI quien fue interrogado en torno a su informe de un interrogatorio de Jorge Cifuentes, un narcotraficante colombiano socio del cartel de Sinaloa y uno de los testigos cooperantes de la fiscalía.

Al parecer, el punto era resaltar que Cifuentes declaró que un agente de inteligencia naval estadunidense le había mostrado información confidencial sobre el narcotraficante, y que esto apoya una parte de la narrativa de la defensa de que las autoridades estadunidenses buscaban con sus contrapartes en México inculpar al Chapo para sus propios fines, inflando su poder y nutriendo el “mito” de que es uno de los hombres más peligrosos del mundo.

Poco después, la defensa presentó otro documento legal, y con ello concluyó su caso. No es inusual que en ciertos casos abogados defensores opten por minimizar el número de testigos y evidencias que presentan, y en su lugar solo buscar sembrar dudas sobre los testigos, sus declaraciones y las pruebas presentado por la fiscalía. Bajo la ley, la fiscalía esta obligada a establecer “mas allá de la duda razonable” la culpabilidad de un acusado.

El juez federal Brian Cogan inició los preparativos para que la fiscalía inicie su largo argumento de resumen ante el jurado del caso integrado por 10 cargos de narcotráfico contra lo que afirma es un máximo líder del cártel de Sinaloa. El acusado enfrenta una posible sentencia de hasta cadena perpetua.

Una vez más, sin el jurado presente, la defensa debatió con el juez y la fiscalía sobre su deseo de incluir en sus argumentos finales referencias de que Ismael El Mayo Zambada y altos funcionarios corruptos mexicanos, incluyendo ex presidentes, habrían conspirando para inculpar al Chapo. El juez determinó, como lo ha hecho desde un inicio, que limitará tales argumentos no sólo por falta de evidencia sino que no los considera directamente relevantes a los cargos formulado contra El Chapo en este juicio

La defensa tendrá su turno para presentar sus argumentos de conclusión, lo cual será seguido por una amplia presentación de instrucciones a los 12 integrantes del jurado y seis alternos.

La llegada a su fase final de este proceso que inició en noviembre del año pasado fue bienvenida por muchos, sobre todo periodistas que se han dedicado a cubrir cada paso del juicio, como los fiscales, abogados de defensa y los agentes de seguridad publica asignados al caso.

Pero para los “narco-turistas”, o “chapo-turistas” que han llegado desde el inicio para competir con periodistas por los muy limitados espacios disponibles en la galería del tribunal -los juicios son públicos en Estados Unidos y más allá de unos asientos para la fiscalía y la defensa, no hay lugares reservados- la noticia de que ya no podrán llegar para echarle un ojo al famoso dejará a muchos decepcionados.

Pero de consolación podrán seguir viendo versiones semi-ficticias, o semi-reales, en las series que El Chapo y otros como el siguen inspirando.


Últimas noticias