Bombardeos de coalición internacional dejan 23 muertos en Siria

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Beirut

Al menos 23 personas, entre ellas seis civiles, murieron este viernes en varios bombardeos ejecutados por la coalición internacional que encabeza Estados Unidos contra una localidad controlada por Estado Islámico en el este de Siria.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres e informantes en el país árabe, detalló que los ataques aéreos fueron llevados a cabo en la aldea de Al Baghuz Foqani, en la provincia de Deir Ezzor.

Asimismo, señaló que el resto de víctimas mortales del ataque serían miembros del grupo yihadista. La coalición no se ha pronunciado por el momento sobre estas informaciones.

Por su parte, la agencia estatal siria de noticias SANA informó sobre la muerte de 20 personas en los bombardeos y recalcó que todos ellos son civiles, incluidos varios niños.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) anunciaron el 10 de septiembre una nueva ofensiva contra los yihadistas en la provincia de Deir Ezzor, tras lo que la coalición que encabeza Estados Unidos confirmó que contaría con su apoyo aéreo.

Esta coalición de milicias, cuyo principal integrante son las kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), aseguró el jueves que incrementarán sus operaciones contra Estado Islámico, un día después de la muerte de 16 personas en un atentado de los yihadistas en Manbij (norte).

El grupo yihadista ha quedado recluido en algunos puntos de la provincia de Deir Ezzor, en la orilla oriental del río Éufrates y cerca de la frontera con Irak --donde fue derrotado militarmente a finales de 2017--, y zonas del desierto sirio.

Estado Islámico ha seguido perpetrando atentados de forma frecuente en Irak y ha lanzado varias ofensivas en los últimos meses en Siria para intentar expandir sus territorios y reducir la presión a la que se está viendo sometido.

En Idlib, explosión en cuartel militar

Al menos once personas murieron este viernes en una potente explosión registrada en la ciudad de Idlib, en el noroeste de Siria y bastión de la antigua filial de Al Qaeda en el país, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que añadió que por ahora no está claro el motivo de la explosión.

Los residentes señalaron que la explosión se produjo en el cuartel general de Hayat Tahrir al Sham (HTS), una alianza de milicias que lidera el antiguo Frente al Nusra y que controla la zona.

Una fuente que pidió mantener el anonimato por motivos de seguridad indicó que la explosión fue provocada por un coche bomba y tenía como objetivo la sede de HTS en la ciudad. Siete de los once fallecidos en la explosión son combatientes, según el director del Observatorio, Rami Abdelrahan.

Este mes, HTS extendió su control en un enclave que hasta ahora controlaba un grupo rebelde rival, después de que ambos bandos llegaran a un acuerdo tras nueve días de combate.

Idlib es la capital de la provincia del mismo nombre, último bastión de los rebeldes contrarios al régimen de Bashar al Assad. El pasado septiembre, Rusia y Turquía llegaron a un acuerdo para establecer una zona desmilitarizada en el enclave, lo que evitó una gran ofensiva gubernamental sobre la provincia, en la que viven unos 3 millones de personas, en su mayoría desplazados llegados de otras partes del país.

Últimas noticias