Insta IMEF a no invertir afores en proyectos de infraestructura

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Resulta “positivo” que como parte del Programa de Impulso al Sector Financiero que fue dado a conocer el pasado 8 de enero, el gobierno federal pretenda “flexibilizar” las inversiones que realizan las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

“Ojala esto no se aproveche para querer inducir a las Afores a invertir en instrumentos de financiamiento de los proyectos de infraestructura del nuevo gobierno, como el Tren Maya, que así como está planteado dudamos que tenga rentabilidad. Eso sí preocuparía mucho. Ojalá la Secretaría de Hacienda no trate de presionar o impulsar para invertir en esos proyectos”, advirtió Federico Rubli Kaiser, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Técnicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF). Al permitirles flexibilizar sus inversiones, las Afores podrán “alejarse” de la concentración tan fuerte, de más de 50 por ciento, que han tenido en bonos gubernamentales. La Consar y la Secretaría de Hacienda tienen como tarea inmediata modificar el límite de 20 por ciento que hasta ahora se ha permitido a las afores para invertir en valores extranjero y que les ha impedido aprovechar oportunidades de obtener más rendimientos para los fondos de los trabajadores. Ese límite es muy bajo y por lo menos debería duplicarse, pues Rubli Kaiser refirió que en otros países llega hasta 70 por ciento.

El IMEF propuso flexibilizar las inversiones de las afores para obtener mejores rendimientos “que ayuden a contrarrestar el pobre ahorro que se ha tenido de los trabajadores ya que estimamos que 75 por ciento de la generación Afore llegará a los 65 años sin haber cumplido las semanas necesarias de cotización y esto potencializa a futuro el problema de la pobreza en la vejez en nuestro país”, consideró Fernando López Macari, presidente del organismo.

Sobre el programa de impulso al sector financiero, sostuvo que “vemos con buenos ojos cualquier esfuerzo por incrementar la actividad financiera–bancaria e incrementar la cultura financiera. En particular creemos que el beneficio fiscal que pudieran incrementarse para empresas que cotizan en bolsa que hacen una emisión por primera vez pudiera ser un impulso importante a los mercados, principalmente en los que están más competidos que hace algunos años. Esto va a generar apetito para empresas que voltean a ver a los mercados porque existe un estímulo fiscal para acercarse hacia ellos”

En cuanto al Tren Maya, López Macari acotó que aunque el IMEF no ha realizado un análisis a profundidad al respecto, se han dado a conocer “muy pocos elementos que indiquen que este pudiera ser productivo y rentable desde el punto de vista financiero”.

“Nosotros no estamos diciendo que el Tren Maya no va a funcionar, pero no existe el proyecto para que se pueda evaluar su costo–beneficio y calcular la tasa interna de retorno para que se determine si es financieramente viable así como su impacto ambiental”, mencionó Rubli Kaiser.

Últimas noticias