BC: Piden que el periodismo sea profesión de interés público

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Tijuana, BC. La Red de Periodistas de Mexicali se pronunció porque se reconozca al periodismo como una actividad profesional de interés público para posibilitar el derecho a la sociedad a estar informada y garantizar seguridad para el ejercicio libre de esta profesión y oficio porque en Baja California las agresiones contra ese gremio son una realidad.

“Sí, solo así se iniciará una verdadera protección de aquellos que ejercen una tarea medular para la sociedad: el derecho a la información”, expresó Jorge Heras de la Red de Periodistas de Mexicali.

En una reunión en Tijuana convocada por el movimiento #Yosísoyperiodista para analizar los mecanismos de protección a periodistas y defensores de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y del Gobierno de Baja California, participó también la presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Melba Adriana, quien advirtió que el centralismo y la esfera jurisdiccional, a tres mil kilómetros de distancia, han permitido que se proteja a personas que incluso han violado los derechos fundamentales de comunicadores.

En su intervención, Jorge Heras advirtió que el periodista es aquel que ejerce, de manera cotidiana, la libertad de expresión, pero aclaró que “no todos los que ejercen la libertad de expresión son periodistas”.

Agregó que el debate en el oficio profesional del periodismo debe ir más allá de diferencias, cuestionamientos y hasta enfrentamientos entre el gremio, y urgió a profesionalizar la actividad reporteril, más aún cuando el impacto que tienen las plataformas digitales, entre ellas las redes sociales, que han ganando un espacio importante y hasta preferente en los gustos de la audiencia.

En representación de esta de red periodística, expuso que también es urgente que el Estado reconozca al periodismo como una actividad de interés público y, por consecuencia, extender la protección a sus hacedores, pues son pieza fundamental en el derecho de la sociedad a la información.

Sin embargo, acotó, para hacer periodismo primero debemos contar con seguridad personal y pública que garantice el ejercicio libre del oficio; de ahí deriva la principal preocupación de la Red de Periodistas de Mexicali.

“Intento de censura, campañas de difamación, amenazas, cyberataques (incluidos ingresos a cuentas de Facebook y a correos electrónicos) y agresión física, son los atentados de los que han sido víctimas los compañeros reporteros de la capital del Estado; en total tenemos documentadas 11 agresiones”, sostuvo Heras, al tiempo de señalar que en Mexicali “tenemos una nueva afrenta: el uso de bots para desacreditar y vanagloriar notas del gobiernos municipal y estatal en los portales y redes sociales del medio de comunicación y personal, además de la falta de transparencia en la convocatoria y la celebración de sesiones de comisiones y del pleno en el ayuntamiento y en el Congreso.

“Podríamos hacer también una numeralia de las agresiones y asesinatos de los periodistas en el país y en Baja California en los últimos años para exponer todavía más la situación de inseguridad y vulnerabilidad en que se encuentra este gremio en su actividad diaria de informar; pero nos centramos en que las agresiones y atentados contra periodistas en la entidad es una realidad.

“Ante este escenario, los gobiernos federal y estatal crearon mecanismos de protección para periodistas, los cuales distan de ser eficaces y de proteger al periodista porque hasta la fecha son imperfectos, cuestionables y cuestionados: uno federal que incorpora a todo aquel que exprese su opinión de manera permanente o a diario sobre el acontecer político o social que se sienta en riesgo y uno estatal que ni siquiera se ha instalado, manifestado protocolos y al manejarlo el propio gobierno pues se convierte en juez y parte.

Son los únicos instrumentos con que contamos y es urgente adecuarlos a la realidad nacional, sí, pero sobre todo a las realidades regionales.

Debido al centralismo con el que se manejan las políticas públicas del país, la falta de unidad del gremio y la incursión de voces que se hacen llamar “periodistas ciudadanos”, es que nos hemos despreocupado porque existe una reducción del 40 por ciento al presupuesto para la protección de periodistas en todo el país y nos hemos acostumbrado a que no funcionen estos mecanismos.

Heras aclaró que los periodistas no son necesariamente un sinónimo de medios de comunicación y, al contrario, casi siempre se convierten en el hilo más delgado de esta actividad.

Últimas noticias