Ser interlocutor de la sociedad, obligación del PJ: Alcántara Carrancá

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Al asumir el cargo como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Luis Alcántara Carrancá afirmó que “la responsabilidad del Poder Judicial dentro del equilibrio de poderes del Estado mexicano es servir de contrapeso, sí, pero también tiene la obligación de servir como interlocutor de la sociedad con los demás poderes”.

Ante el pleno de la Corte, del tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y del Consejo de la Judicatura Federal, Alcántara Carrancá sostuvo que “una sana relación entre los poderes de la Unión es lo que se requiere para garantizar la paz y la unidad social de la República, no podemos perder de vista que en los reclamos de justicia contenidos en cada procedimiento judicial existe la idea para los integrantes de la sociedad de que algo no funciona bien ni en las instituciones ni en las leyes”.

En su discurso de toma de posesión expuso que “la SCJN a través de sus resoluciones debe contribuir a afianzar la tranquilidad y la paz en la República. Hoy estamos los mexicanos viendo una etapa importante de cambios en nuestro país, cambios que obedecen a un mandato ciudadano que reclama, pero exige también una justicia cercana, integral, transparente en la que prevalezca el respeto irrestricto a los derechos humanos y de la dignidad de las personas".

“Estamos, además, en un momento político que exige mesura, que exige diálogo, que exige prudencia para lograr los cambios deseados en el que quienes somos servidores públicos en cualquier ámbito estamos obligados a hacer un análisis introspectivo con mayor profundidad posible para entender qué es lo que se está haciendo bien y para mejorarlo, pero también lo que hemos hecho o se ha hecho mal para poder modificar nuestra actitud y dar una respuesta pronta y satisfactoria a todos los ciudadanos”.

El nuevo ministro –que hoy tomó posesión como integrante del máximo tribunal en sustitución de José Ramón Cossío, quien concluyó sus funciones el pasado 30 de noviembre-, dijo a sus pares que los impartidores de justicia están “al servicio de la gente y que la tarea de buscar la justicia dentro de nuestro marco constitucional es una labor ante todo de principios y de valores, que nos demanda el mayor esfuerzo posible para conseguir ese objetivo, los integrantes de la SCJN en cada momento de su historia han tenido alguna responsabilidad que cumplir, un compromiso que respetar , mi objetivo es afrontar esa responsabilidad y ese compromiso con todo mi esfuerzo y capacidad”.

Luego, dijo: “creo firmemente en el equilibrio de poderes, creo en la autonomía de cada uno de los órganos del Poder Judicial de la Federación, creo en la independencia de sus miembros, creo en el ejercicio de su compleja función, pero siempre dentro del marco de la Constitución y de los tratados internacionales como un deber ético y social como elementos ético de su actuar”.

Señaló que la sociedad exige del Poder Judicial una permanente vigilancia para remediar los abusos del poder arbitrario y consolidar el poder de poderes. “En efecto es nuestra obligación hacer cumplir la máxima: nada al margen de la ley y nada ni nadie por encima de nuestra Constitución, tenemos nosotros la ineludible obligación moral de poner en el centro de la atención a las personas, a todos aquellos que recuren al máximo tribunal del país para exponernos las controversias que se suscitan entre ellos y también con las propias autoridades que conforman el Estado”.

Últimas noticias