Muere otro menor migrante detenido en EU

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad Juárez, Chih. Un niño guatemalteco de siete años de edad que estaba bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) de El Paso, Texas, murió a la medianoche de navidad, sin que sepan por el momento la causa.

Es la segunda víctima registrada balo la custodia de autoridades del CBP, ya que este mismo mes murió la niña Jackelin, de ocho años de edad, también de nacionalidad guatemalteca cuando estaba resguardada por las autoridades migratorias norteamericanas.

Aparte, en Ciudad Juárez el director de la Casa del Migrante que auspicia la iglesia católica y que en este momento alberga casi 500 centroamericanos, informó que ya no puede recibir ni uno más porque no caben, y los gobiernos se han desatendido, no quieren ayudar a mantenerlos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dice “que el niño murió poco después de la medianoche del martes y mostró "signos de enfermedad potencial" el lunes en la tarde, por lo que fue llevado con su padre a un hospital en Alamogordo, Nuevo México”

El CBP afirma que en el hospital de Alamogordo “le diagnosticaron resfriado y fiebre al niño. Le dieron medicamentos y lo dieron de alta el lunes por la tarde, pero volvieron a llevarlo al servicio médico el mismo lunes por la noche con náuseas y vómitos y murió apenas unas horas después”.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dijo en un breve comunicado de prensa que el niño murió poco después de la medianoche del martes y que posteriormente darán màs detalles.

La agencia informa que esta muerte ha notificado al inspector general del Departamento de Seguridad Nacional y al gobierno de Guatemala.

Una niña guatemalteca de 7 años murió a principios de este mes luego de ser arrestada por agentes fronterizos. El cuerpo de la niña, Jackelin Caal Maquin, fue devuelto a su país con su familia el lunes.

Mientras que en Ciudad Juárez y en conferencia de prensa, el director de la Casa del Migrante, sacerdote Javier Calvillo, dijo “que ni la autoridad estatal, ni federal ni municipal han enviado médicos suficientes ni han ofrecido espacios para los migrantes que esperan asilo en Estados Unidos, se han desatendido del caso”.

Expresó que la Casa del Migrante alberga casi 500 centroamericanos, perro ya no puede recibir ni uno más porque no caben y los gobiernos no quieren ayudar a mantenerlos.

Expresó que “el gobierno federal abrió las puertas a miles de personas procedentes de otras naciones, pero dejan la manutención a organizaciones civiles, aparte de que deben pagar, luz, agua, teléfono, gas, comida y otros servicios”.

Dijo que ahora también tienen problemas graves de inseguridad entre los que viven dentro del albergue, y tuvieron que contratar guardias privados para evitar violencia y delitos.

“No quiero que el día de mañana pueda ocurrir algo más grave que pueda afectar a mujeres o niños”, dijo Calvillo, quien insiste que los gobiernos de los tres niveles deben brindar apoyo para la manutención de los migrantes que en cientos llegan a la frontera para internarse a los Estados Unidos.

 

 

Últimas noticias