La Tierra, 3.3 grados más caliente hacia 2100, advierten expertos

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Katowice. Polonia. Las políticas climáticas encaminan al mundo a un alza de 3.3 grados Celsius, según el informe de Carbon Action Tracker (CAT), consorcio de tres grupos independientes eu­ropeos de investigación, aunque esta cifra represente algo menos grave que lo que se temía antes de los importantes esfuerzos de algunos países por combatir el cambio climático.

El pronóstico se compara con la expectativa de 3.4 grados que se calculó hace un año. El mismo reporte estima que si los gobiernos implementaran las políticas planificadas o adicionales que tenían en trámite, el calentamiento para 2100 podría limitarse a tres grados centígrados.

No obstante, un aumento de tres grados podría causar la pérdida de los arrecifes de coral tropicales, los glaciares alpinos, el hielo marino del Ártico y tal vez un derretimiento irreversible del hielo de Groenlandia que elevaría los niveles del mar en el mundo, dijo una comisión científica de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En octubre pasado, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU dijo que era posible mantener el aumento a 1.5 grados, pero que requeriría cambios rápidos y sin precedente en el comportamiento humano.

En el contexto de la conferencia sobre clima de la ONU, que se celebra en esta ciudad polaca, Hoesung Lee, presidente del panel científico, dijo que el mundo debe hacer más y más rápido para prevenir el calentamiento global de una magnitud que causaría daños irreversibles al ambiente y perjudicaría sobre todo a las sociedades pobres.

Infografía Graphic News

Ante los diplomáticos asistentes a la conferencia, fue tajante: El informe revela que no basta tomar medidas, se necesitan medidas ­urgentes.

Dirigentes y ministros nacionales se reunieron en esta ciudad para el último tramo de dos semanas de conversaciones y restan pocos días para resolver los problemas espinosos que han eludido los ­diplomáticos.

La titular de la ONU en materia de clima, la mexicana Patricia Espinosa, exhortó a los delegados a demostrar espíritu de unidad hasta el final de la semana.

La falta de unidad quedó de manifiesto el sábado cuando Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudita y Kuwait bloquearon la aprobación del informe del panel. Grupos ambientalistas acusaron a los cuatro países de dar prioridad a sus intereses como exportadores de petróleo por encima de la necesidad de contener el calentamiento global.

En contraparte, desde que se firmó el acuerdo de París, países como Argentina, Canadá, Chile, India y la Unión Europea han avanzado en la dirección correcta hacia el recorte de emisiones.

Según los científicos, las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono –que se produce mediante el consumo de combustibles fósiles–, deben bajar significativamente para 2030 y llegar casi a cero para mediados de siglo si se ha de alcanzar la meta más ambiciosa del acuerdo de París de 2015.

Seguimos el rumbo correcto en muchas áreas, pero debemos hacer más, más rápido, dijo Lee. La reducción de las emisiones le dará al mundo mayor margen de maniobra más adelante, añadió.

Al hacer más ahora se reduce la necesidad de aplicar técnicas no ensayadas y riesgosas para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera, dijo. Hacer menos ahora sig­nificaría condenar a la gente a los riesgos demostrados de superar 1.5 °C, con riesgos graves de pérdida irreversible de ecosistemas y golpes a las necesidades básicas de las sociedades humanas más frágiles.

Los negociadores tienen plazo hasta el viernes para elaborar las normas del acuerdo de París y ultimar detalles como la manera de registrar y reportar las emisiones por país. Las conversaciones buscan alentar a los países a aprobar metas más ambiciosas para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Por su parte, los países pobres quieren garantías de apoyo económico para acordar el cambio climático.

Últimas noticias