Maestros ‘clausuran’ sede de la CNSPD en Ciudad de México

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Maestros y trabajadores disidentes de las secciones 9, 10 y 11 de Ciudad de México realizaron una clausura simbólica de la sede la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD) para manifestar su rechazo al proceso de evaluación del desempeño que concluirá el próximo 25 de noviembre.

Con carteles con leyendas como “porque persistimos y resistimos, la evaluación punitiva se acabó” y “lo que mal empieza, mal acaba”, decenas de educadores corearon consignas contra la reforma educativa frente al edifico ubicado en la calle de Donceles 100, en el Centro Histórico de la capital del país, para exigir que la próxima administración federal, que encabezará Andrés Manuel López Obrador, “cumpla con su promesa de abrogar la reforma educativa”.

Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la sección 9 de Ciudad de México, anunció que el próximo 26 de noviembre la CNTE -junto con los padres de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa- realizarán un juicio político contra Enrique Peña Nieto, Aurelio Nuño, Emilio Chuayffet y Jesús Murillo Karam “por su incapacidad y deshonestidad para atender los reclamos de justicia y dignidad de los padres de los normalistas e imponer una reforma educativa que sólo lesionó a la educación pública”.

Los docentes inconformes denunciaron que entre los saldos de la implementación de la reforma educativa no sólo están los maestros presos y cesados, “tenemos miles de maestros afectados en sus derechos laborales y humanos, que enfrentan la precariedad en su fuente de empleo y a escuelas que se encuentran en total abandono”, aseguró Carlos Aguilar Palma de la sección 10 de la CNTE.

Por su parte, Roberto Jiménez, de la sección 9 región Iztapalapa, aseguró que el compromiso de la futura administración federal “se debe cumplir, que es la construcción de un verdadero proyecto educativo, pero que parta de las escuelas y que no elimine la evaluación, porque esa siempre ha sido parte del trabajo docente. No le tenemos miedo, pero queremos que se reconozca que los maestros somos capaces de hacer nuestra labor”.

Por más de una hora los docentes corearon consignas y pegaron cartulinas con leyendas de rechazo a la evaluación del desempeño docente y decretaron “el deceso del Servicio Profesional Docente, tal y como lo conocemos hasta hoy”.

Últimas noticias