Diputados de Veracruz mantienen toma del Congreso

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Xalapa, Ver. El Congreso de Veracruz cumplió 24 horas tomado por diputados en funciones y electos emanados del partido Morena, “para evitar que los diputados de la Comisión Permanente (en su mayoría afines al Partido Acción Nacional, PAN), aprueben dictámenes que no fueron circulados a tiempo ni turnados a las comisiones respectivas”.

Esto impidió que se realizara la última sesión de la 64 Legislatura (2016-2018) con mayoría panista, programada para este martes. El próximo 5 de noviembre rendirá protesta la 65 Legislatura, que tendrá mayoría de Morena.

Ayer a la una de la mañana, los legisladores de Morena y 200 militantes de ese partido llegaron al palacio legislativo, pusieron candados en las puertas de acceso y colgaron pancartas con la leyenda “No al Año de Hidalgo de Yunes”, en referencia al gobernador saliente Miguel Ángel Yunes Linares.

El coordinador de la bancada de Morena, Zenyazen Roberto García Escobar, quien participó en la protesta, dijo que “en la Comisión Permanente del periodo anterior se metieron más de 30 dictámenes de última hora, y es por eso que existe el temor fundado de que puedan hacer lo mismo en perjuicio de los veracruzanos”.

Consideró que Yunes Linares pretende incurrir en un “agandalle” y un “saqueo de último minuto” para favorecer a alcaldes panistas al propiciar que la bancada de Acción Nacional enajene inmuebles y centros comerciales a favor de los ayuntamientos panistas de Veracruz y Boca del Río, donde gobiernan su hijo Fernando Yunes Márquez y Humberto Alonso Morelli, respectivamente.

Sobre las personas que quedaron encerradas en el interior del inmueble durante la toma de las instalaciones –personal de vigilancia, mantenimiento y administrativo—, García Escobar dijo que tenían toda la libertad de irse, pero quienes pretendan entrar tienen el ingreso impedido.

Poco después de que los militantes de Morena iniciaron su plantón frente a la sede legislativa, llegó al lugar un autobús de la Secretaría de Seguridad Pública con elementos antimotines, y pese a que los legisladores de Morena les pidieron retirarse, los uniformados permanecieron en su sitio.

El coordinador de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, el panista Sergio Hernández Hernández, anunció que denunciará por el delito de sedición a quienes tomaron las instalaciones, a quienes llamó “delincuentes”.

Recordó que el artículo 309 del Código Penal del estado de Veracruz señala que se impondrá de seis meses a seis años de prisión, multa de hasta 80 días de salario y suspensión por dos años en sus derechos políticos a quien en forma tumultuaria, sin uso de armas, resista o ataque a la autoridad para impedir el libre ejercicio de funciones.

A su vez, entrevistado en el puerto de Veracruz después que inauguró los Centros Integrales de Justicia, Miguel Ángel Yunes lamentó la toma del Congreso, y ofreció su solidaridad “con el Poder Legislativo”, cuyas labores normales fueron impedidas. “Es como si pusieran cadenas y candados en palacio de gobierno o en la sede del Poder Judicial. Los poderes deben tener la libertad para actuar, para conducirse, para hacer lo que le corresponde de acuerdo con la ley”, dijo.

Añadió: “Si esto es lo que le espera a Veracruz en el futuro, qué lamentable futuro vivirá Veracruz. Es el regreso de las peores etapas del Duartismo (el sexenio de Javier Duarte, 2010-2016), cuando cada quien hacía lo que quería”.

Yunes Linares dijo que es falso el argumento de los legisladores de Morena de que en esta sesión se regalarían bienes del estado, y sostuvo que propuso al Congreso “la donación de algunos bienes, pero no a personas físicas sino a los ayuntamientos”.

Entre esos bienes se encuentran, en Orizaba –gobernado para el Partido Revolucionario Institucional— 5 mil metros que serían donados para la construcción de un estadio de futbol; el ayuntamiento de Boca del Río –que gobierna el panista Humberto Alonso Morelli— pidió en cesión la casa del compositor Agustín Lara y el balneario Mocambo, que están abandonados, mientras que el gobierno municipal de Veracruz –que encabeza Fernando Yunes Márquez, hijo del mandatario estatal— solicitó la donación del auditorio Benito Juárez.

Miguel Ángel Yunes dijo que no enviará a efectivos de Seguridad Pública a la protesta, “dejaremos que los ciudadanos vean la calidad de personas que están tomando esa decisión, el Poder Legislativo evaluará lo que tenga que hacer”.

El cruce de declaraciones entre diputados de Morena y del PAN polarizaron la discusión y no alcanzaron para lograr un acuerdo que levantara el bloqueo de las instalaciones legislativas. Se espera que el asunto se resuelva en el transcurso del miércoles.

 

Últimas noticias