Balance de la jornada / La otra muerte de Marbella

 
A Marbella Ibarra primero la mató la homofobia de la Liga Mx Femenil. Incansable, entusiasta y emprendedora, la acapulqueña afincada en Tijuana realizó una labor titánica prácticamente de la nada. Siempre enamorada del futbol batalló durante años por un proyecto: el de una liga de futbol femenil en México, la cual, cuando se cristalizó en 2017, la excluyó de la manera más vil e ingrata; ella, invencible, se rehizo y emprendió nuevos caminos, siempre con el balón en los pies.

Marbella tenía ojo clínico para detectar talento, tanto así que algunas de sus pupilas llegaron a selección nacional. Rescató para el deporte a muchas chicas tijuanenses, algunas madres solteras o en situación de pobreza, y les aconsejaba llevar a la par estudios académicos. La batalla principal en su cotidiana labor fue por el dinero y se las ingeniaba para conseguirlo, primero mediante su estética, cuyo nombre trasladó al equipo de sus inicios: Isamar FC. Hacía rifas y mil malabares para financiar todo lo que exige practicar un deporte, empezando por los uniformes.

Leer la columna completa

Últimas noticias