Erupciones del Nevado de Toluca marcaron el surgimiento del maíz

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El origen del maíz está estrechamente ligado a la actividad del Nevado de Toluca en el Holoceno (la última y actual era geológica), explicó Jean Philippe Vielle-Calzada este viernes durante una conferencia en el Aula Magna del Colegio Nacional.

Evidencias botánicas, arqueológicas y genéticas indican que el maíz se originó en México, aseguró el especialista en genética molecular, quien no perdió la oportunidad de destacar la importancia de esta planta como “símbolo de la cultura nacional" a propósito de la fecha, 12 de octubre, el llamado Día de la raza.

Las erupciones del Nevado de Toluca tuvieron una influencia tan decisiva en el surgimiento del maíz a partir de su ancestro directo, que incluso pudo ser el "evento de origen" que los científicos buscan y que se calcula que tuvo lugar hace unos 9 mil años, según apuntan los estudios realizados en el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) de Irapuato.

Si bien las distintas razas de maíz pueden tener múltiples centros de origen, Vielle-Calzada puntualizó que al remontar en su devenir evolutivo todas convergen en un único ancestro, el teocintle, concretamente el teocintle del Balsas, en México.

La palabra teosinte, ampliamente difundida, es un anglicismo, especificó en la charla “El origen del maíz”, parte del ciclo Los viernes de la evolución.

El teocintle (zea mays ssp. parviglumis) y el maíz (zea mays ssp. Mays), pese a sus grandes diferencias morfológicas, son ambos subespecies que se pueden cruzar y las semillas resultantes son fértiles, explicó el investigador nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

El proceso de gigantismo que siguió el maíz lo hizo diferir tanto de su origen que su caso no tiene comparación con otros ejemplos de domesticación, como el algodón, la papa o el tomate, que han tenido cambios más sutiles, y los estudiosos del siglo XX lo consideraban una especie distinta del teocintle.

Volcanes moldeadores y la búsqueda del "evento de origen"

El equipo de trabajo de Vielle-Calzada en el Langebio ha comparado genéticamente muestras de maíz actual con el teocintle del Balsas y con el maíz más antiguo hallado hasta ahora en México, en el Valle de Tehuacán, Puebla, de más de 5 mil años de antigüedad, del cual se sabe ahora que se encontraba en proceso de domesticación.

Los resultados indican que un gen en particular, el tb1 (teosinte branched 1), se encontraba ya en el ancestro y fue privilegiado tanto en el maíz de Tehuacán como en el actual.

Este gen está asociado con la adaptabilidad a un ambiente cargado de metales pesados.

El Nevado de Toluca es la principal fuente de estos materiales en la zona del teocintle del Balsas, en la cuenca del Balsas, donde convergen los estados de Guerrero, México y Michoacán.

Las tres últimas erupciones de este volcán ocurrieron hace 12 mil 100 años, 10 mil 500 años y 8 mil 500 años, detalló el científico mexicano, lo que favoreció o detonó la domesticación del maíz a partir del teocintle.

La domesticación consiste en el “proceso de transición genética a carácter evolutivo por el cual los humanos seleccionaron rasgos deseables, a partir de mecanismos de selección natural”, dijo Vielle-Calzada.

Distinto de la domesticación, agregó, es el evento de origen, un suceso “a carácter evolutivo que dio lugar al surgimiento del maíz a partir de una especie ancestral preexistente”. Su equipo de trabajo está en la búsqueda de este evento de origen en la historia del maíz, que habría actuado en conjunto con la domesticación humana.

A la luz de la evidencia, planteó entonces dos escenarios. En el primero, un proceso de domesticación ya puesto en marcha con anterioridad por el ser humano se vio influido por la actividad volcánica, emisora de metales pesados, lo que habría privilegiado a los organismos vegetales con mayor presencia del gen tb1.

De ser así, aún haría falta encontrar el "evento de origen" en que el teocintle dio un salto al protomaíz común a las especies actuales.

En el segundo escenario, más aventurado, anticipó Vielle-Calzada, este evento de origen consistiría precisamente en las erupciones volcánicas del Nevado de Toluca, al crear una devastación que produjo “una presión muy fuerte sobre las poblaciones originales” tras la que solo habrían sobrevivido los organismos compatibles con la presencia de metales pesados gracias al gen tb1.

 

Últimas noticias