Reconciliación nacional empieza con uno mismo: Iglesia

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

 

Ciudad de México. La reconciliación tiene que ser con cada uno, con los demás, con el entorno y con Dios, señaló hoy la Arquidiócesis de México, encabezada por el cardenal Carlos Aguiar Retes.

En la editorial de este domingo, publicada en el semanario Desde la Fe, expuso que “la vorágine electoral está llegando a un ‘punto muerto’ en cuanto a competencia política, pero hoy, como mexicanos, necesitamos alcanzar la reconciliación en distintos niveles”.

El diálogo, añadió, “sigue siendo una cuestión fundamental: si por discrepancias políticas zanjamos relaciones con quienes usualmente convivíamos, es un buen momento para reanudarlas mediante el reconocimiento de nuestros excesos, tratando al mismo tiempo de comprender que nuestros motivos también fueron los motivos de los otros para trabar alguna discusión que dejó malestares.

“Es necesario volver a las amistades. Pero a la reconciliación con los demás debe suceder una reconciliación con el entorno, lo que significa una disposición plena para caminar por los rumbos establecidos por una mayoría democrática”.

Mencionó que una de las acepciones de la palabra reconciliación es: “bendecir un lugar sagrado, por haber sido violado”.

“Nuestro ser precisa de una reconciliación interna, a partir de la conciencia de que, como seres humanos, cometemos excesos al ardor de alguna pugna. Pero también es necesario reconciliarnos con quienes lastimamos, y con quienes sentimos que nos lastimaron en esa dinámica de dimes y diretes”.

Así como aquéllos que votaron por la opción política favorecida no pueden pensar que los beneficios del nuevo gobierno deben ser exclusivos para ellos, “quienes emitieron su voto por otra opción cometerían un error si alimentaran el deseo de que el país se cayera a pedazos para demostrar que tenían la razón al opinar distinto. ¡Todos somos un México!”.

Señaló que reconciliados “ya con nosotros mismos, con los demás y con nuestro entorno, tendremos la claridad suficiente para reconciliarnos con Dios, mediante el reconocimiento, de mente y corazón, de nuestras pasiones terrenas”. 

Últimas noticias