Stefano Bollani tocará por primera vez en México

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México.   Etiquetado como “el pianista italiano de jazz más conocido en el mundo”, Stefano Bollani (Milán, 1972) ha venido a México por vez primera para presentarse hoy, martes 19, a las 20 horas, en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes, dentro del ciclo PianoForte Italia, realizado por la Academia de Arte de Florencia, la Sociedad Dante Alighieri, el Instituto Italiano de Cultura y la Alta Escuela para la Justicia.

Entrevistado por La Jornada, Bollani expresa como el rechazo de tocar siempre lo mismo lo llevó al jazz. De adolescente –ya tocaba el piano-- encontró un disco de Charlie Parker que lo desconcertó, no obstante le explicaron que el saxofonista improvisaba, algo que le resultó “misterioso”. Por fortuna encontró un profesor que le enseñó “todo sobre esto de tener una estructura armónica e improvisar, que era una idea del bebop del jazz de los años 40 del siglo pasado”. Bollani se enamoró “de inmediato” del sonido, del tipo de armonía, pero también del hecho de “hacer una cosa diferente cada noche”. Desde pequeño la idea de tocar siempre lo mismo, ya sea un concierto de Chopin o de Brahms, le resultó “un poco fatigoso”.

Bollani empezó a tocar piano con el objeto de convertirse en un cantante de música pop. También compositor y presentador de televisión, recuerda que en Italia no se podía escuchar la música norteamericana durante la época fachista. A partir de los años 50 en Francia y Escandinavia “todo el mundo tocaba el jazz, sin embargo en Italia era difícil porque no tenía una tradición. Ahora es diferente, hay una buena escuela italiana. Somos todos muy diferentes: hay un personaje que viene de la música clásica, otro, Pablo Fresu, un trompetista relacionado con la música de banda, y todavía otro que no puede leer música porque es autodidacta y viene del mundo del rock”.

Según Bollani la música siempre tiene una función social de “tocar en frente del fuego, porque alguien murió o se casa, tocar para hablar con dios o con los espíritus, tocar todos juntos porque estamos borrachos, entonces bebemos y cantamos canciones, o tocar debido al amor. Hay muchas cosas que la música hace de las que nos olvidamos un poco”.

También es de la opinión que “todo el mundo puede hacer música. En Italia se dice que se necesita más música en las escuelas, que las personas escuchen más música, pero no es verdad. Para mi lo que hace falta es que las personas la hagan. Todo el mundo debería de tocar un instrumento, cantar en un coro”.

Últimas noticias