Protestan contra extracción de material para el NAICM

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Otumba, Méx. Pobladores de San Francisco Tlaltica, perteneciente al municipio de Otumba, bloquearon los accesos a las instalaciones de la mina El Coconal, de donde se extrae material pétreo para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en protesta por el daño que han sufrido sus viviendas provocado por la constantes explosiones de dinamita que se realizan para obtener el material.

Los vecinos aseguraron que más de 30 casas habitación han tenido afectaciones debido a que se encuentran a 150 metros de la mina y a pesar de que personal de la empresa se ha comprometido a reparar los daños, no han cumplido.

“Las autoridades municipales nos han dejado solos y tenemos miedo que nuestras casas se caigan y dañen a nuestras familias. Queremos que se clausure la mina. Este es nuestro patrimonio, nuestras casas las construimos con un gran esfuerzo y no es justo que por culpa de las explosiones de la mina ahora nos dejen sin un techo donde vivir”, dijeron.

Los inconformes explicaron que desde hace dos años se viene presentando la situación con la explotación de la mina y, principalmente por las noches, personal de la mina El Coconal realiza una serie de explosiones, lo que provoca vibraciones permanentes que han venido afectando la estructura de sus viviendas.

Edith Zuluaga Espinosa, una de las vecinas del lugar, señaló que hubo un acercamiento con personal responsable del proyecto el pasado octubre y un representantes acudió a sus viviendas para verificar el estado en que se encuentran. “Pasaron casa por casa para verificar las cuarteaduras, en los tabiques, las traves y la estructura de nuestras casas”.

Los representantes de la empresa El Coconal se comprometieron a realizar la rehabilitación de las casas dañadas y entregarles a los vecinos cemento, tabique y varilla para reconstruirlas. Sin embargo, a pesar de las promesas, hasta el momento no han recibido el apoyo.

Los vecinos mantienen un bloqueo en el acceso principal de la mina de donde se extrae el basalto, en exigencia de que la empresa cumpla el acuerdo.

Los inconformes manifestaron que la explotación de la mina ha provocado también daños en la salud de los pobladores por el polvo que se desprende del material pétreo tras las explosiones; así como por el movimiento de las góndolas.

“La población ha empezado a padecer tos, nuestros niños presentan los ojos rojos y ahora con el regreso a clases tenemos miedo que esto se agrave”, afirmaron.

Hicieron un llamado a las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) para la clausura de la mina.

Últimas noticias