FMI y OMC, con doble discurso frente a países emergentes: Kicillof

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Las economías centrales y los organismos multilaterales de crédito como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Comercio, manejan un doble discurso frente los países emergentes, pues siempre se predica la apertura comercial, la liberalización financiera, la privatización y la desregulación de los mercados, “pero cuando uno observa cómo funcionan las economías centrales más avanzadas es al revés”, consideró Axel Kicillof, ex ministro de Economía de Argentina, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

En entrevista comenta que la política proteccionista de Estados Unidos no es novedad y agrega que toda la industria electrónica, informática, aeroespacial, militar y energética norteamericana “tienen una enorme participación estatal, es una planificación estatal casi completa con participación privada, pero los recursos su utilización y la orientación de los resultados provienen del Estado ”.

Como viceministro de Economía en, 2012 Kicillof participó en el la expropiación del 51 por ciento del capital accionario de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), la empresa argentina de energía dedicada a la producción de electricidad, gas, petróleo y derivados de los hidrocarburos, que desde finales de los noventas se encontraba en manos de la española Repsol.

Interrogado sobre la reforma energética implementada en México durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, consideró que el éxito o el fracaso de un país en el aprovechamiento de sus recursos energéticos, no pasa tanto por el tipo de propiedad sino los objetivos que se proponen.

“Por lo menos nosotros en YPF lo que hicimos fue un modelo público privado, no fue una estatización completa. Lo que sí teníamos muy claro era el objetivo, que incrementar rápidamente la producción de petróleo y sobre todo de gas, después de que con las privatizaciones de los 90 no había parado de declinar.

“Y la verdad es que los escasos 4 años de gestión de YPF con participación mayoritaria del Estado, los resultados fueron excelentes y esto es objetivo y observable”, comentó.

“Creo que ahí está el problema de la reforma que se planteó Peña Nieto, que teóricamente iba a traer un rápido éxito y rápidos resultados y me parece que la opinión aquí en México, bastante generalizada es que no se está observando esto”.

El también docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) señaló que Pemex “es una empresa que para todos nosotros ha sido siempre un verdadero ejemplo más allá de la circunstancia histórica y las situaciones que va atravesando”.

Sobre la política económica implementada en su país desde que en 2015 arribó al poder Mauricio Macri, Kicillof señaló que las promesas de campaña del hoy presidente distan mucho de las acciones que ha tomado ya en el gobierno.

Explicó que cuando aspiraba a la presidencia  Macri presentó un plan económico no ortodoxo que incluía subir las jubilaciones, bajar impuestos a los trabajadores y mantener programas sociales, mientras que ha hecho justo lo contrario.

“Es un programa neoliberal bastante anticuado en línea con el Consenso de Washington de 1990 que encontró dos dificultades: el mundo no es el mismo que el que teníamos en los 90, cuando se pusieron en boga esas políticas y segunda, no parece encontrar los equipos técnicos capaces de llevar adelante el programa”.

Sobre las elecciones que se realizarán en México este año consideró que el país  merece una política orientada hacia los mexicanos.

“No soy quién para proponer las soluciones pero sí creo que hay que darle un cambio de orientación bastante definido (a la política económica) porque las recetas que se están intentando no han funcionado”.  



Últimas noticias