Política
Ver día anteriorDomingo 2 de mayo de 2021Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Delegación del EZLN que viaja a Europa sale mañana de Isla Mujeres
Foto
▲ El subcomandante Moisés navega el barco La Montaña. Lo observa el capitán de la nave, Ludwig.Foto Los Tercios Compas del EZLN
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 2 de mayo de 2021, p. 12

San Cristóbal de Las Casas, Chis., La delegación marítima del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), denominada Escuadrón 421, que mañana partirá a Europa, abordó el barco La Montaña el 30 de abril en Isla Mujeres, Quintana Roo, informó el subcomandante Galeano.

En un texto del Cuaderno de apuntes del gato-perro titulado Al abordaje, dijo que la tripulación no tardó en contagiarse del entusiasmo zapatista y, no obstante ser [email protected] ya con años en las aguas del océano, veían de nuevo, ahora a través de la mirada zapatista, un mar que, calmo, celebraba tan inesperada visita, resignado como estaba antes a la impertinencia de turistas de todo el mundo.

Añadió que “el capitán de la embarcación llevó al SubMoy a la zona de gobierno y lo puso al timón, mientras [email protected] tomaban fotos… del agua (así que habrá muchas fotos de un mar vacío de interrupciones)”.

Manifestó que “la tripulación de La Montaña, una vez que se recuperó del desconcierto de un abordaje tan otro, se distribuyó estratégicamente en cubierta, previendo que la exaltación zapatista diera con uno de nosotros en el mar”.

Agregó: “fue un abordaje consensuado. No hubo ningún intento agresivo por parte de la tropa zapatista, ni de la marinería anfitriona. Y se podría decir que entre nosotros y [email protected] [email protected] de La Montaña había una especie de complicidad. Aunque, en el primer encuentro, [email protected] estaban tan sorprendidos como nosotros”.

Horas antes, el subcomandante Galeano envió otro de sus textos titulado Ayer: La teoría y la práctica, del mismo Cuaderno de apuntes del gato-perro, en el contexto del embarque, en Isla Mujeres, en el que relata: una asamblea en un poblado en una de las montañas del sureste mexicano. Deben correr los meses de julio-agosto de un año cercano, con la pandemia del coronavirus adueñándose del planeta. No es una reunión cualquiera. No sólo por la locura que les convoca, también por el evidente distanciamiento que hay entre silla y silla, y porque los colores de los cubrebocas se opacan detrás del vaho de las caretas transparentes.

Dice luego: están ahí los mandos político-organizativos del EZLN. También están algunos mandos militares, pero permanecen en silencio a menos que se les pida que hablen sobre un punto específico.

Más adelante señala: “son bastante más de lo que podría suponerse. Hay ahí al menos seis lenguas originarias, todas de raíz maya, y usan el español o ‘la castilla’ como puente para entenderse entre sí. Varios de los ahí presentes son ‘veteranos’, estuvieron en el alzamiento que inició el primero de enero de 1994 y, con las armas en la mano, bajaron a las ciudades junto con otros miles de compañeras y compañeros, como uno más, una más”.

En seguida, Galeano remata: Una historia o un cuento o una leyenda que a nadie le importa si lo que se narra es realidad o ficción, sino lo que se dice con ese recurso, sobre la teoría y la práctica con conocimiento.