20 de abril de 2019     Número 139

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Embarazos infantiles: emergencia nacional

Ernesto Silva Hernández [email protected]
Sergio Iván Islas Santiago [email protected] / REDIM

Si bien los cambios legislativos en lo relativo a la prohibición del matrimonio infantil son un avance en la construcción del paradigma de la protección integral con enfoque de niñez en las políticas públicas que construye el Estado mexicano, estos avances contrastan de manera muy alarmante con el contexto de la emergencia en salud pública que vivimos por la cantidad de casos que tenemos en embarazos de niñas y adolescentes.

Embarazarse en la infancia y en la adolescencia

Cuando hablamos de embarazo adolescente es importante utilizar un enfoque de niñez para desagregar el fenómeno en distintos cortes etáreos. Conviene comenzar por las definiciones de niñez y adolescencia: la Convención de los Derechos del Niño (CDN) considera como niños y niñas a todas las personas a partir del nacimiento y hasta cumplir la mayoría de edad, que en el caso de México son los 18 años cumplidos. El comité de los derechos del niño (CRC, por sus siglas en inglés) en su Observación general #20 se pronuncia sobre la importancia de considerar a los adolescentes dentro del paraguas de cobertura de la Convención. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a los adolescentes de los 10 a los 19 años. En nuestro contexto nacional, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA) en su artículo quinto, define como niñas y niños a todas las personas menores de doce años y como adolescentes a aquellas mayores de doce y menores de dieciocho.

Estos marcos normativos permiten visibilizar la dificultad que existe para abordar el tema del embarazo adolescente sin matizar las diferencias que existen entre los distintos grupos de edad.

Estas diferencias de los cortes de edad en los marcos normativos tienen un correlato en la forma en que se construyen las políticas públicas destinadas a las poblaciones, a saber, la información estadística que se recupera para hablar de niñas, niños, adolescentes depende de estas definiciones normativas. Así, durante mucho tiempo en las encuestas demográficas sobre fecundidad, solamente preguntaban sobre los embarazos de mujeres mayores de 15 años, lo que provocó una invisibilización del tamaño del fenómeno para todos los embarazos ocurridos debajo de ese corte de edad, porque se consideraban como embarazos adolescentes a partir del inicio de la vida sexual (en México el promedio es de 17.6 años1, sin embargo, esta política creo un vacío de información.

En 2015, la Estrategia Nacional para Prevenir el Embarazo Adolescente (ENAPEA) plantea como sus dos metas principales erradicar los embarazos de madres entre los 10 y los 15 años (lo que se puede llamar embarazo infantil) y reducir en un 50% la tasa específica de nacimientos de madres entre los 15 y los 19 años (embarazo adolescente). En este sentido, es importante señalar que cualquier embarazo de una madre menor a los 15 años debe ser considerado como el resultado de un delito: una violación. En estos casos de embarazo infantil, producto de violación, es necesario mencionar la existencia y vigencia de la NOM-046 (Norma Oficial Mexicana 46: Violencia familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención) que en su numeral 6.4.2.7 reconoce el derecho de las niñas y adolescentes de recibir información científica y laica sobre los procedimientos de Interrupción legal del embarazo, así como la posibilidad de solicitar el procedimiento por conducto de padre, madre, tutor(a) y/o representante legal.

Una dimensión poco explorada, tiene que ver con el análisis de los nacimientos registrados según las diferencias de edad del padre y de la madre. De acuerdo a las estadísticas de vitales, en 2017 se registraron cerca de 163 mil nacimientos de madres entre 10 y 17 años; 6 de cada 10 de estos nacimientos ocurren en localidades rurales. En ambas localidades los nacimientos comienzan a ser significativos a partir de los 14 años; sin embargo, en localidades rurales se registran nacimientos donde la edad de la mujer es más temprana, así mismo, la diferencia de edad del padre respecto a la edad de la madre llega a ser más pronunciada.

Como se observa en la gráfica, existen casos (si bien poco frecuentes, no menos significativos) de nacimientos en niñas menores de 14 años cuya diferencia de edad respecto al padre llega a ser de hasta 54 años, estas discrepancias se amplían más en contextos rurales, lo cual constituye a todas luces múltiples violaciones y limitaciones al ejercicio pleno de los derechos de niñas y adolescentes.

La Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE)2 ha registrado como media para la tasa de fertilidad en mujeres de 15-19 años, 12.4 nacimientos por cada 1000 mujeres en esa franja de edad. En casi todos los países integrantes de la OCDE ha habido una caída en las tasas de fertilidad, sin embargo, en algunos países como México ha existido un incremento en la tasa específica para las adolescentes entre 15 y 19 años, esto ha significado una estimación de 66.2 nacimientos por cada 1000 adolescentes, esto es cinco veces mayor que el promedio de los países.

Ya el CRC en sus observaciones finales a los informes cuarto y quinto consolidados de México durante 2015, en su apartado sobre la salud de las y los adolescentes, se pronuncia por la despenalización del aborto y la garantía de aborto legal, por lo menos en casos de violación, incesto o que pongan en peligro la vida y la salud de la niña, y, que además no se requiera la autorización especial de un juez o fiscal, además de ser necesaria la garantía del interés superior de las niñas y adolescentes embarazadas, para que se escuchen sus opiniones y sean respetadas por el personal médico en las decisiones respecto al aborto. •.


1.- INEGI. Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2014. Tabulados básicos.

2.- OECD Family Database: www.oecd.org/els/family/database.htm. OECD - Social Policy Division - Directorate of Employment, Labour and Social Affairs: www.oecd.org/els/soc/SF_2_3_Age_mothers_childbirth.pdf.

opiniones, comentarios y dudas a
[email protected]