Cultura
Ver día anteriorMiércoles 3 de octubre de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Recupera el cine la revuelta que transformó la historia de México

Figuran El grito y Rojo amanecer; por décadas, el hito estudiantil del 68 permaneció como un mito entre la censura y el miedo

Foto
▲ Fotograma de El grito, documental dirigido por Leobardo López Arretche, que fue editado en la clandestinidad y destaca como testimonial fílmico realizado por estudiantes en 1968, quienes rescataron escenas del movimiento y de la represión.
Foto
▲ Otros filmes que han retomado los sucesos de hace 50 años son Rojo amanecer, de Jorge Fons, y más recientemente Tlatelolco: verano del 68, de Carlos Bolado, cuyos carteles promocionales se muestran en la imagen.
Alondra Flores Soto
 
Periódico La Jornada
Miércoles 3 de octubre de 2018, p. 4

Rostros heridos, cubiertos de sangre; otros angustiados, tras las rejas, que contrastan con la parsimonia de otros jóvenes. En blanco y negro, son escenas de El grito, documental que se impone como el único testimonio fílmico del movimiento estudiantil en México en 1968. También retuvo en cinta de 16 milímetros la fiereza y adrenalina en las calles para exigir un mundo mejor. Escenas simbólicas, como un autobús en llamas, mientras manos anónimas se levantan con los dedos para formar la ‘‘V’’ de la victoria.

A 50 años de esos acontecimientos, el cine ha constituido un recurso para recuperar y reflexionar sobre estos meses de revuelta que cambiaron la historia del país. Sin embargo, el episodio permaneció como un mito, entre la censura y el miedo, por décadas.

¡Justicia!, ¡justicia!, ¡justicia!

En medio de una masiva proyección de viejos filmes y las nuevas producciones con motivo de la efeméride, el cineasta Carlos Bolado –de quien se transmite en televisión una serie sobre esos acontecimientos– considera que ‘‘finalmente ya está saliendo más a la luz y podremos analizar. Es necesario revisar nuestra historia, nuestro pasado y contar la historia contemporánea. El 68 fue un año muy importante, es bueno dar una revisitada a medio siglo porque es ver dónde estamos, cómo llegamos aquí, qué hemos hecho mal y qué podemos hacer”.

¡Justicia!, ¡justicia!, ¡justicia! fue el grito enardecido capturado hace medio siglo por las cámaras de 18 estudiantes del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), quienes hicieron el registro histórico, ahora único. Leobardo López Arretche fue quien se encargó de dirigir la edición de ocho horas de filmación, después de estar en la cárcel. La película de 120 minutos se estrenó en espacios universitarios un año después. Sin embargo, su director se suicidó en julio de 1970.

‘‘¡Libros sí, cárcel no!”, vociferaban en las manifestaciones. Balas, arrestos y desapariciones fue lo que recibieron como respuesta del gobierno encabezado por Gustavo Díaz Ordaz.

Bolado (Veracruz, 1964), quien ha realizado un documental, una película y dos series televisivas sobre los hechos, refiere que El grito se estrenó de manera clandestina en 1970. ‘‘Los negativos se guardaron en tinacos, envueltos en bolsas de plástico, porque había mucho miedo, estaban siendo perseguidos. Los estudiantes del CUEC que hicieron las filmaciones salieron de la cárcel en diciembre de 1968. Finalmente la película se proyectó en los años 70. Entonces, por mucho tiempo no hubo otro filme”.

Así, pasaron varios años, hasta que se realizó Rojo amanecer (1989), de Jorge Fons, guion de Guadalupe Ortega y Xavier Robles. ‘‘Una obra muy valiente porque era un momento muy complicado, tuvieron que hacerla casi clandestinamente y la producción se hizo con muchas limitaciones”.

Bolado destaca que básicamente la ficción sucede el día de la matanza en Tlatelolco en la Plaza de las Tres Culturas. ‘‘Pasó que muchas personas vieron una película sobre una masacre de estudiantes, que era lo que muchos sabían, pero sin entender cómo se llegó a esa situación y qué tenía que ver con las Olimpiadas”.

El cineasta primero hizo un documental, 1968, luego la película Tlatelolco: verano del 68 y desde el pasado agosto Tv UNAM comenzó a transmitir la serie con el mismo nombre. Respecto de ésta se habló todavía de censura, pues estuvo ‘‘enlatada” desde su realización en 2010. Próximamente también se estrenará otra de 3 episodios en Canal Once, con la cual se completa una visión ‘‘más panorámica y coral” mediante múltiples entrevistas.

Las dificultades han cambiado; ‘‘antes era la censura y la represión. Ahora es la distancia, el tiempo y la manipulación en testimonios y documentos”. En su experiencia, cada vez hay menos testigos y testimonios de primera mano. Por ejemplo, en 2008, cuando hizo su primer trabajo sobre el tema, fallecieron Raúl Álvarez Garín y Luis González de Alba.

Además, ‘‘el Archivo General de la Nación es una vergüenza, pues los documentos han sido sustraídos y manipulados. Por ejemplo, algo que pude comprobar al hacer la serie, es que el Informe de gobierno de 1969 de Gustavo Díaz Ordaz está recortado. Donde el entonces presidente asume la responsabilidad de los hechos y habla históricamente, no existe. Es gravísimo”.

Con motivo del aniversario 50 de los acontecimientos, entre la gran cantidad de actividades conmemorativas también se ha preparado la proyección de películas. Por supuesto, destacan El grito y una versión restaurada de Rojo amanecer.

Otra cinta que destaca es Olimpia, dirigida por José Manuel Cravioto, largometraje de ficción que cuenta la historia a partir de cinco jóvenes. Coproducido por la UNAM y Pirexia Films, su estreno se planeó para la ocasión. Fue rodada en Ciudad Universitaria, uno de los escenarios que vieron cobrar fuerza a los llamados de libertad. La cinta integra la técnica de animación de rotoscopía, en la que se dibuja sobre los fotogramas de la película.

El paciente interno (2013), de Alejandro Luna, relata cómo un fanático religioso planea matar al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, mientras El maestro prodigioso (2009), de Rafael Cordiki, tiene como protagonistas a tres profesionales de la enseñanza, uno de ellos situado en 1968 enfrentando la persecución y el encarcelamiento.

Las versiones parecen aflorar, pues la empresa estadunidense Amazon Prime estrenó una producción propia.