Economía
Ver día anteriorMartes 11 de septiembre de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Graves concesiones en la renegociación del TLCAN

Pide Convergencia de Organizaciones aclarar alcances

Susana González G.
 
Periódico La Jornada
Martes 11 de septiembre de 2018, p. 25

En el acuerdo bilateral alcanzado con Estados Unidos como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México aceptó incorporar estándares sin precedente en biotecnología agrícola en favor de las empresas que controlan dicho mercado, incluyendo transgénicos y pesticidas; no otorgar subsidios a exportaciones o salvaguardias agrícolas especiales establecidos en la Organización Mundial de Comercio y otros mecanismos para que no se distorsionen los mercados; eliminar barreras a bebidas alcóholicas, y permitir acceso sin restricciones al mercado de quesos, denunció la Convergencia de Organizaciones Sociales y Ciudadanas México Mejor sin TLC.

Detalló que el gobierno del presidente Enrique Peña aceptó protecciones excesivas a la propiedad intelectual, que quedan evidenciadas en la negativa de Canadá de aceptarlas tal como están acordadas, porque perjudican a los sectores públicos de salud y cultura, ya que resultan en costos elevados para medicinas genéricas y violaciones a los derechos a salud, privacidad, acceso a conocimiento, libertad de expresión e innovación.

Otra concesión que hizo el equipo negociador de México, destacó, es la eliminación del capítulo 19, referente a la solución de controversias, que contemplaba el establecimiento de mecanismos bilaterales o trilaterales en materia de dumping, que impedían a Estados Unidos adoptar medidas extraterritoriales, como embargos e imposición de aranceles.

Al reiterar su rechazo a la renegociación del TLCAN, Convergencia sostuvo que ésta representa el fracaso del modelo del libre comercio. Consideró que con la aceptación del gobierno de Peña Nieto de que existan zonas de altos sueldos (de 16 dólares por hora) para generar 40 por ciento de la producción automotriz, sólo se protege a la industria estadunidense y en México se evade la justa exigencia de aumento salarial.

De acuerdo con la información filtrada a periodistas de Estados Unidos, el contenido de los capítulo laboral y de medio ambiente es muy similar a los acuerdos adoptados en el Tratado Transpacífico, lo cual significa que son regresivos frente a los inoperantes y fracasados acuerdos paralelos laboral y ambiental acordados en 1994 en el TLCAN. De ser verídico esto serán totalmente insuficientes para salvaguardar el derecho a un ambiente sano y sustentable y los legítimos derechos individuales y colectivos de los trabajadores reconocidos por la Constitución mexicana y la Organización Internacional del Trabajo, señaló.

El supuesto éxito del acuerdo bilateral, indicó, sólo es para manipular a la opinión pública, con el fin de imponer medidas que sólo favorecen el proteccionismo comercial y el nacionalismo racista del gobierno del presidente de Estados Unidos en favor de mayores ganancias empresariales y trasnacionales, a costa del bienestar de los pueblos y en función de sus prioridades políticas y la reducción de su déficit fiscal con el argumento de que es mejor tener un TLCAN que no tenerlo.

Pese a toda la información y filtraciones difundidas en los medios sobre el acuerdo, criticó que se mantengan en secreto los alcances y el contenido de los textos negociados, como forma antidemocrática de ocultar los impactos negativos para el interés nacional.