18 de agosto de 2018     Número 131

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

La insurrección campesina

Enrique Pérez S. Anec  @Enroluque

Durante el 1er Encuentro Nacional del Movimiento campesino, indígena, afromexicano “Plan de Ayala Siglo XXI 2.0” (MCPASXXI) el pasado 22 de enero, las organizaciones asistentes mencionaron que “desde nuestra diversidad, pluralidad, independencia y autonomía, sin protagonismos y dejando atrás nuestras diferencias, nos unimos -en un esfuerzo de colaboración y compromiso sin precedentes- para impulsar el Plan de Ayala Siglo XXI 2.0 y para proponer un Acuerdo Político con Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para refrendar su adopción y compromiso para su cumplimiento”.

Ante la presidenta nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Yeidckol Polevsky, los dirigentes subrayaron la importancia que tenía en esta elección el voto rural. Los campesinos, indígenas, afromexicanos mencionaron de manera enfática “hemos decidido asumir nuestra responsabilidad como actores políticos desde nuestras organizaciones campesinas, indígenas, de afromexicanos, de agrónomos, de maestros rurales, etc.; desde nuestra pluralidad, diversidad y autonomía, independientemente de nuestra pertenencia o no a algún partido político”.

Durante los meses de campaña, las organizaciones del MCPASXXI, se conjuntaron en los 32 estados de la República. En el norte, en el sur, en el centro, en el bajío se formaron comités estatales y municipales para la promoción y defensa del voto.
Asimismo, el pasado 10 de abril, AMLO firmó y refrendó la agenda campesina, indígena y aformexicana denominada “Plan de Ayala Siglo XXI 2.0”.

En los estados, según cuentan “se hizo un trabajo coordinado con las diversas organizaciones con presencia nacional, estatales, locales…hubo mucho entusiasmo y compromiso para lograr el objetivo planteado”.

En coordinación con Yeidckol Polvevky, Gonzalo López Beltrán, Gabriel García, el MCPASXXI, logro proponer a alrededor de 8 mil representantes de Casillas (RC) para el cuidado y la defensa del voto el día la elección. “Fueron muchas semanas de intenso trabajo”; “la gente del campo se movilizó como nunca para lograr un cambio importante en el país” mencionaron los dirigentes del MCPASXXI.

Con 53.1 por ciento de los votos, AMLO se convertiría en el candidato ganador de la elección del pasado 1º de julio. Más de 30 millones de ciudadanos votaron y confiaron en López Obrador para llevar las riendas del país, durante los próximos 6 años.

El “tsunami” de Morena, como le llamaron algunos analistas, no sólo llevo a Andrés Manuel a la presidencia de la República. De 9 gubernaturas en disputa, ese partido conquistó 5 (Morelos, Ciudad de México, Tabasco, Chiapas y Veracruz), mientras la del estado de Puebla está aún en disputa Puebla; asimismo se llevaron la mayoría en las cámaras de diputados y senadores; igualmente de 26 congresos locales que se renovaron, en 19 cuenta con la mayoría y de 596 ayuntamientos, arrasaron en 314. En la Ciudad de México, el “tsunami” también fue arrollador, pues ganaron 11 alcaldías.

¿Y cómo le fue a AMLO en el campo?

Una de las mayores preocupaciones en esta elección eran las zonas rurales. Recordemos que en 2012, fue en el campo, en las zonas más pobres, donde el PRI y sus aliados compraron más voluntades y votos, como lo documentamos en su momento (ver nuestro suplemento).

Ante el temor, la organización de las diversas organizaciones campesinas, indígenas, afromexicanas, agrónomos, maestros rurales y un sinfín de gente vinculada al campo, se planteó “como objetivo lograr que el voto rural sea un voto libre por sus propios intereses históricos e inmediatos, y no un voto comprado, un voto condicionado o un voto del miedo por sus verdugos”.

El campo era fundamental para lograr un cambio democrático, para la salvación nacional y evitar la continuidad de “la dictadura del narco gobierno neoliberal y neocolonial del PRIAN”.

El país votó por un cambio. Y el campo no fue la excepción. La meta de votos del campo para Andrés Manuel era de aproximadamente de 5,322,306 votos rurales. A esta meta, se sumó el MCPASXXI.

Y, el trabajo de tantos meses rindió frutos. López Obrador logró en el sector rural-mixto 8,723,616 votos. No sólo se cumplió con la meta, si no que se rebasó por mucho la meta, como las gráficas lo muestran.

La labor del MCPASXXI fue fundamental para lograr que el campo votara por López Obrador. A su vez, AMLO, durante los meses de campaña, tanto en las plazas públicas, como en conferencias de prensa y en los tres debates presidenciales, siempre tuvo como prioridad “el rescate del campo”. Sin dudar de estos mensajes del ahora presidente electo, las organizaciones del MCPASXXI y cientos de miles de personas trabajaron para tener un mejor país y salvar al campo.

“En esta ocasión, el voto del campo será el voto del triunfo de Andrés Manuel López Obrador”, dijeron en diversos momentos dirigentes del MCPASXXI. Y así fue. El campo voto por AMLO y sus votos fueron parte de los más de 30 millones de ciudadanos que votaron por un “cambio verdadero”.

Con el histórico triunfo de Andrés Manuel López Obrador el pasado 1º de julio, las organizaciones del MCPASXII se han planteado continuar en unidad, ser corresponsables de los cambios de fondo que requiere el campo y el país y, participar de manera activa y propositiva en la denominada cuarta transformación.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcam[email protected]